Béisbol

Tormenta boricua en el parque de entrenamiento de los Marlins

Al otro lado del campo de entrenamiento de los Marlins se desató una tempestad boricua entre Joel Piñeiro y José Oquendo.

Miembros de los Cardenales de San Luis, que también entrenan en el Roger Dean Stadium, Piñeiro convocó a una rueda de prensa en la mañana para anunciar su renuncia irrevocable al Clásico Mundial de Béisbol luego de que Oquendo, mánager de Puerto Rico y coach de los pájaros rojos, decidiera que no utilizaría al derecho como abridor para el torneo de marzo.

"Mi rol no es de ser relevista. Estoy muy decepcionado y además siento que me irrespetaron. Todo el mundo sabe que en los últimos ocho o diez años sólo ha habido dos abridores boricuas consistentes, que son Javier Vázquez y yo. Estoy muy decepcionado`, manifestó con evidente molestia Piñeiro.

Oquendo aseguró que utilizaría una rotación de tres abridores para el evento que serían Vázquez, Ian Snell y Jonathan Sánchez.

Al parecer, Piñeiro ya había comprado boletos para su familia para los partidos de segunda ronda en Miami, donde Puerto Rico jugaría si avanza tras la primera ronda en San Juan.

Pero el pitcher dijo que prefiere quedarse en los campos de entrenamiento con los Cardenales si no será abridor.

"Me siento mal por mi país, por el equipo que tenemos'', indicó. "Hablé con la mayoría de mis compañeros y ellos saben que estoy tomando la decisión correcta. Si no iba a ser abridor, ¿para qué ir?".

Oquendo, quien también es coach con los Cardenales, dijo que espera que su decisión no ocasione mayores problemas.

"El quiere representar a Puerto Rico. Entiendo que se sienta desilusionado. Espero que podamos darle vuelta a la página'', señaló Oquendo.

  Comentarios