Béisbol

Gibbons siente gratitud por los peces

EL JARDINERO Jay Gibbons está de invitado en el campo de entrenamiento del equipo de los Marlins de Florida.
EL JARDINERO Jay Gibbons está de invitado en el campo de entrenamiento del equipo de los Marlins de Florida. El Nuevo Herald

Todo pasó muy rápido para Jay Gibbons. Y sucedió justo después de que su nombre apareciera como uno de los peloteros involucrados en el consumo de esteroides en el Informe Mitchell.

Atrás quedaron sus 100 carreras remolcadas en la temporada del 2003 y sus tres campañas donde pegó más de 20 cuadrangulares.

El jugador fue despedido por Baltimore, que le pagó incluso los $12 millones que le debía, y después, a diferencia de otros peloteros que aparecieron en el controversial informe del ex senador, no encontró trabajo.

"Fueron días difíciles", recordó Gibbons, quien después de una pasantía por la liga independiente el año pasado, recibió una invitación para ganarse un puesto en el campo de entrenamiento de la escuadra de los Marlins de Florida.

Los peces tomaron en cuenta dos elementos para abrirle los brazos al toletero zurdo.

"Jeff Conine nos los recomendó sin pensarlo dos veces, y además tuvimos informes positivos de su actuación en la pelota profesional de Venezuela'', informó el presidente de operaciones de béisbol Larry Beinfest.

Así como Gibbons ofrece palabras de gratitud para los peces, también lo hace para la liga invernal venezolana.

"Me encantó jugar alla. Es una gran atmósfera, lástima que el equipo no clasificó para la segunda ronda'', aseguró Gibbons, quien reforzó a la novena de los Navegantes del Magallanes en su segunda pasantía por Venezuela luego de también ir con los Cardenales de Lara en la temporada del 2000.

Los peces y Beinfest parecieron ver, en los números de Gibbons (.285 de promedio con ocho jonrones en 123 turnos con Magallanes), las trazas de aquel toletero que llegó incluso a ganar el premio de Jugador Más Valioso de los Orioles en el 2003.

"Al principio el público me quería matar porque no estaba bateando casi nada. Pero luego sí mejoré mucho mi rendimiento'' dijo con una sonrisa el jardinero que cumplirá 32 años el próximo mes.

Pero más allá de las estadísticas, lo más importante para Gibbons, fue el poder recibir una nueva oportunidad en busca de continuar extendiendo una carrera que hasta ahora no ha podido salir completamente del sombrío espiral y regresar a la luminosa senda que una vez parecía recorrer.

"Allá pude seguir jugando béisbol. Eso es lo más importante para mí. Me sirvió para seguir dejando atrás todas las cosas negativas y para mantenerme también en buena forma física y mental'', explicó el jugador.

Pero Gibbons tampoco tendrá un camino fácil con los Marlins.

Los peces tienen copadas sus posiciones de los jardines con Jeremy Hermida, Cameron Maybin y Cody Ross, además del mexicano Alfredo Amézaga y el dominicano como posibles suplentes.

"Sé que la competencia es bastante difícil. Pero me siento de maravilla. Mi cuerpo está muy bien físicamente, tanto e incluso mejor que cuando estuve con Baltimore", advirtió.

  Comentarios