Béisbol

Respeto por el rival

YOSVANY PERAZA salió de emergente en el octavo capítulo por Cuba y disparó un jonrón 
decisivo en el triunfo del equipo antillano sobre Australia.
YOSVANY PERAZA salió de emergente en el octavo capítulo por Cuba y disparó un jonrón decisivo en el triunfo del equipo antillano sobre Australia. GETTY IMAGES

Cuba conocía bien la peligrosidad de Australia y nunca bajó la guardia en su partido del pasado martes que le aseguró la clasificación a la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol.

Los australianos ganaban 4-3 hasta la octava entrada, cuando Yosvany Peraza sacudió un jonrón de dos carreras para darle el triunfo a Cuba 5-4 que selló el pasaporte cubano a la siguiente fase en San Diego.

"Es un equipo que siempre nos ha dado batalla'', comentó el mánager cubano Higinio Vélez. "Ahora es realmente mucho mejor con ese pitcheo zurdo''.

Vélez destacó que se trató de un partido "digno de un Clásico Mundial de Béisbol'' que tuvo de todo: gran pitcheo, muy buenas jugadas defensivas y drama hasta el final del encuentro.

Peraza fue la tabla de salvación de una selección antillana que no quería correr la misma suerte que México, que sucumbió por 17-7 ante Australia en la primera fecha del Grupo B.

Pereza relató que llegó al plato con un compañero en base y con la mente fija en conseguir un toletazo que le diera vuelta al marcador.

"Sabía que tenía que buscar un batazo'', comentó el fornido bateador antillano.

El mánager de la selección de la isla también les salió al paso a las críticas del dirigente australiano Jon Deeble, quien se quejó porque la alineación que recibió antes del partido no coincidía con el orden de bateo que presentó Cuba.

La alineación repartida originalmente tenía a Alexander Mayeta como quinto bate, pero una vez que arrancó el encuentro el inicialista bateó en la séptima posición y su turno lo ocupó Alfredo Despaigne.

Deeble argumentó que se trató de una "falta de respeto'' de los cubanos, y aseguró que Cuba se caracteriza mucho por este tipo de movida.

"Nosotros somos respetuosos. No sé quién se equivocó (en el orden del bate), pero no fuimos nosotros'', afirmó Vélez, quien aseguró que entregó la alineación correcta una media hora antes del enfrentamiento. "Nosotros no cambiamos a nadie en la tanda de bateo''.

"Nosotros somos éticos, muy profesionales. Cuba no acostumbra a hacer eso''.

La selección de la isla jugará un tercer partido con el ganador del encuentro de Australia y Mexico, que se jugaba anoche y decidía el segundo lugar del Grupo B.

Los dos clasificados de este grupo pasarán a la siguiente ronda en San Diego donde se unirán a Japón y Corea del Sur, los dos equipos que obtuvieron su boleto en la llave A.

  Comentarios