Béisbol

Los Rays no se inmutan al leer los pronósticos

EL ANTESALISTA Evan Longoria captura un batazo de Carlos Gómez en partido de la 
pretemporada, donde los Rays de Tampa Bay vencieron a los Mellizos de Minnesota.
EL ANTESALISTA Evan Longoria captura un batazo de Carlos Gómez en partido de la pretemporada, donde los Rays de Tampa Bay vencieron a los Mellizos de Minnesota. Associated Press

Los Rays de Tampa Bay no parecen inmutarse al leer los pronósticos y ver que son señalados para quedar terceros en su división.

¿Este no fue el equipo que se llevó el banderín de la Liga Americana? ¿Acaso no fueron quienes disputaron la Serie Mundial tras el peor récord en el año previo?

Después de saborear el triunfo, los Rays no pierden el tiempo en lo que dicen los expertos al considerarse convencidos que tienen los atributos para mantener a raya a los Yankees y los Medias Rojas, los eternos gigantes en el Este de la Americana.

"La mayoría de la gente nos pone para terminar terceros, y eso sólo sirve como motivación a los muchachos'', declaró el gerente de los Rays Andrew Friedman.

El equipo duplicó su nómina, ahora en los $64 millones, y no sufrió bajas sensibles. También se dan el lujo de prescindir, de momento, del cotizado pitcher David Price.

No será nada fácil. Los Yankees y los Medias Rojas se reforzaron en busca de recuperar su supremacía.

Pero los Rays no se quedaron de brazos cruzados al insertar a Pat Burrell en la parte medular de su potente alineación, además de recalibrar el bullpen.

Y qué decir de una rotación abridora que cuenta con tres aces en camino, como James Shields, Scott Kazmir y Matt Garza. Price podría sumárseles más temprano que tarde.

La irrupción de los Rays era algo esperando, considerando que en los últimos años se llenaron de prospectos y selecciones altas del draft. Lo que nadie se imaginaba era que iban a explotar todos al mismo tiempo.

Irreverentes ante sus oponentes y pese a las lesiones de estelares como Evan Longoria, Carl Crawford y Troy Percival, ganaron 97 juegos.

El repunte se apreció en todo. Fueron casi invencibles como locales (57-24) y no se arrugaron en partidos contra adversarios en el primer lugar de una división (22-9).

La mejoría más dramática fue en cuanto al pitcheo. Hace dos años eran los últimos en efectividad (5.53) por parte de sus lanzadores y carreras permitidas (944), pero en 2008 fijaron un 3.82 de efectividad y toleraron 671 carreras.

Shields fue el más destacado de sus abridores al redondear una marca de 14-8 y 3.56 de efectividad. Kazmir (12-8, 3.49), Matt Garza (11-9, 3.70) y Andy Sonnanstine (13-9, 4.38) no desentonaron.

El primero en el orden ofensivo es el jardinero central B.J. Upton, quien amasó promedio de .273 con 67 remolcadas y 44 robos. Upton se perderá el inicio del año por una dolencia en el homrbo por lo que Ben Zobrist cubrirá su lugar.

Crawford (.273, 8 jonrones y 57 impulsadas) se mantiene en el bosque izquierdo y Gabe Gross (.242, 13, 38) se desempeñará en el derecho. El tercera base Longoria (.272, 27, 85 en 122 juegos) y Peña (.247, 31, 102) figuran tercero y cuarto, respectivamente.

Burrell (.250, 33, 86) era el jardinero izquierdo con los Filis, pero ahora será el designado.

Los dos con los mejores promedios batean en la parte baja de la alineación: el receptor venezolano Dioner Navarro (.295, 7, 54) y el intermedista japonés Akinori Iwamura (.274). El torpedero Jason Bartlett (.286 en 128 juegos) completa el infield.

Tampa Bay tiene el talento, pero lo malo es que ya no pasarán inadvertidos.

  Comentarios