Béisbol

Colapso del relevo

JORGE CANTU conecta un jonrón de tres carreras y y abrió esperanzas para los peces.
JORGE CANTU conecta un jonrón de tres carreras y y abrió esperanzas para los peces. El Nuevo Herald

Otra noche más, otro tremenda faena de un abridor, otro colapso del bullpen... y otra derrota.

Así puede resumirse la historia de los Marlins de la Florida por estos días, que anoche volvieron a dejar escapar una ventaja y cayeron 6-4 en 10 entradas ante los Filis de Filadelfia delante de 26,412 aficionados presentes en el Dolphin Stadium.

Fue el quinto fracaso en fila.

Los peces se encaminaban a un triunfo 4-3 cuando el relevista Leo Núñez, llamado para sacar los tres últimos outs, se metió en problemas en el noveno al otorgar un boleto y permitir un hit del cubanoamericano Raúl Ibáñez que llevó al corredor a tercera.

Núñez, que había laborado muy bien el octavo episodio del viernes, ponchó al emergente Greg Dobbs, pero González no esperó más y trajo al venezolano Reynel Pinto, quien dominó a Matt Steirs con roletazo lento por tercera, pero no pudo impedir la anotación que igualó las acciones del choque.

Como si fuera poco, Logan Kensing tampoco logró preservar el empate al admitir que Chase Utley remolcara a Shane Victorino con la carrera que haría la diferencia. Jayson Werth puso más sal a la herida con otro metrallazo impulsor.

Lo sucedido anoche recordó el fracaso del cerrador Matt Lindstrom en la fecha previa, cuando los Filis le fabricaron siete carreras para malograr una tremenda labor del abridor Josh Johnson.

Aunque no estuvo tan hermético como su predecesor, Chris Volstad mereció su tercer triunfo sin derrota, pero la faena del relevo hizo que la historia amarga se repitiera.

Filadelfia amenazó con destruir las ilusiones de los Marlins desde bien temprano luego de que el lanzador Chan Ho Park y Ryan Howard desaparecieran pelotas del parque en el tercer y cuarto innings, respectivamente, ante los servicios de Volstad.

Sin embargo, un batazo enorme de Jorge Cantú con dos a bordo en la parte baja del cuarto puso a los de casa delante en el marcador y dejó todo listo para que Dan Uggla le repitiera la dosis -esta vez con las almohadillas desocupadas- al pitcher coreano.

Había dudas de que el azteca pudiera estar en el choque, pues un día antes no se encontraba a un ciento por ciento, pero Cantú le indicó al piloto Fredi González que su mano estaba en condiciones de soportar los rigores de cuatro turnos al bate.

Park llegó al sur de la Florida sin triunfos en cuatro actuaciones, con una efectividad superior a las ocho carreras limpias y la posibilidad de perder su puesto en la rotación de los campeones de la pasada Serie Mundial.

Sin embargo, salvo el momento de debilidad en el cuarto capítulo, el asiático se comportó con soltura y en siete entradas de faena sólo permitió cinco imparables, incluidos los dos cuadrangulares.

Volstad, por su parte, le dio continuidad al buen trabajo de la rotación Marlin. El pitcher de los peces se recuperó de una pobre faena ante los Nacionales de Washington y admitió sólo cuatro imparables en siete tramos.

Además de los vuelacercas de Park y Howard, el derecho tuvo un momento de dificultad en el sexto, que le costó una rayita.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios