Béisbol

Rebelión en el Wrigley Field

Cameron Maybin, izquierda, celebra con Jeremy Hermida de los Marlins de la Florida después de derrotar a los Cubs de Chicago 8 carreras por 2.
Cameron Maybin, izquierda, celebra con Jeremy Hermida de los Marlins de la Florida después de derrotar a los Cubs de Chicago 8 carreras por 2. AP

Los Marlins de la Florida vinieron de abajo para imponerse anoche 8-2 a los Cachorros de Chicago delante de miles de desconsolados fanáticos en el venerable Wrigley Field.

Una rebelión en el décimo rompió un empate a dos carreras y les dio a los peces su tercera victoria en fila.

Jorge Cantú se vistió de héroe al pegar jonrón y doble, e impulsar cuatro rayitas para los Marlins.

Chicago tomó el mando en el quinto capítulo, cuando Milton Bradley y Mike Fontenot pegaron cuadrangulares consecutivos ante los envíos del derecho Chris Volstad, quien lanzó en gran forma.

Sin duda, Volstad se equivocó únicamente en esos dos pitcheos y durante sus siete entradas apenas permitió tres imparables -incluidos ambos bambinazos- y mantuvo en un puño a los de la Ciudad de los Vientos.

Pero la reacción de los peces no se hizo esperar y le correspondió a Cantú descontar una en el séptimo al sacar una bola del parque ante un envío de Sean Marshall, quien también estuvo a gran altura en el montículo.

El empate llegaría una entrada más tarde ante el relevista dominicano Carlos Mármol. Un toque de bola de Cameron Maybin propició una carrera, luego de que el lanzador realizara un mal tiro a la inicial.

Los Cachorros estuvieron a punto de decidirlo todo a su favor cuando colocaron hombres en primera y segunda en el noveno episodio, pero el puertorriqueño Kiko Calero ponchó a dos y el venezolano Reynel Pinto recibió la ayuda de Alfredo Amézaga para colgar el cero.

El torpedero mexicano realizó un gran fildeo que evitó un hit que habría significado la del triunfo para los locales.

El propio Amézaga abrió el décimo con un doble, Wes Helms recibió un pasaporte, y Bonifació conectó por la inicial, pero Derrek Lee tiró alto y eso abrió la puerta de la tercera de los peces.

Como si fuera poco, Maybin ejecutó un squeeze play perfecto que remolcó la cuarta de los floridanos.

Cantú clavó un puñal en el corazón de los Cachorros con un doble que impulsó tres más y pisó el plato con un batazo idéntico de Dan Uggla.

Los Cachorros estuvieron de 4-3 contra los Marlins la pasada temporada, tras perder todos sus seis choques en el 2007.

En otro orden de cosas, Hanley Ramírez podría tomarse otro par de días libres antes de regresar a la alineación de los Marlins.

Según reportes de prensa, Ramírez comentó que aún no puede mover adecuadamente su muñeca derecha, la parte más afectada por un pelotazo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios