Béisbol

Regresan los jonrones a las Grandes Ligas

EL NUEVO Yankee Stadium se ha convertido en uno de los paraísos preferidos para los bateadores.
EL NUEVO Yankee Stadium se ha convertido en uno de los paraísos preferidos para los bateadores. GETTY IMAGES

En abril llovieron jonrones en la Grandes Ligas, especialmente con las bases llenas.

La ofensiva llegó a su nivel más alto en tres temporadas y los sluggers batearon caudrangulares con las bases llenas a un ritmo que, de mantenerse, hará trizas el record de la temporada.

"En el béisbol, la gente va a querer saber por qué cambian los números'', dijo Curtis Granderson, jardinero central de los Tigres del Detroit. "Un año fueron los esteroides. Pero ahora ese panorama se aclaró''.

Granderson tiene sus propias teorías al respecto.

"Luego fue el nuevo estadio de los Yankees y cómo la bola sale de allí. O son las pelotas. Yo lo noto en las prácticas de bateo, uno quiere batear pelotas de la Grandes Ligas, no de las Ligas Menores. Hay una mezcla, y uno lo sabe en cuanto batea una. Se siente enseguida'', apuntó.

Los bateadores promediaron .263 en abril, cuatro puntos porcentuales por encima de la temporada pasada y el promedio más alto hasta el 30 de abril desde 2006, según el Elias Sports Bureau.

La efectividad de 4.56 de los lanzadores fue la más elevada desde el 4.63 de hace tres campañas.

Durante un abril en el que el tiempo fue insólitamente cálido en el Noreste y el Medio Oeste del país durante la segunda mital del mes, se produjeron 679 jonrones, un promedio de 2.10 por juego. Esto se compara con la media de 1.79 de abril del año pasado y es el más alto desde el promedio 2.31 del 2006.

Las carreras por juego subieron de 9.06 a 9.68.

"Muchos lanzadores han estado en la lista de los incapacitados'', dijo Joe Torre, el mánager de los Dodgers de los Angeles. "Generalmente, los lanzadores están por delante de los bateadores al principio de la temporada, algo que ciertamente no juega con el hecho de que la ofensiva haya subido tanto. No sé por qué las cosas serían diferentes a no ser por los lanzadores. Todo gira alrededor de su destreza, o falta de ella. El pitcheo lo afecta todo''.

Un ejemplo: las bases por bolas. Ha habido un promedio de 7.61 por juego, en comparación con el 7.62 hasta el fin del abril pasado y el mayor desde el 7.82 del 2000.

‘‘Están llegando algunos brazos jóvenes y buenos pero también hay otros que están un poco lastimados y quizás no lanzando como pueden hacerlo'', dijo el mánager de los Angelinos de Los Angeles Mike Scioscia. "Temprano en la temporada, los lanzadores pueden no estar muy bien al salir del entrenamiento de primavera''.

Pero la verdad es que esa declaración se queda corta.

Se han producido 27 jonrones con las bases llenas en comparación con los 19 hasta abril del año pasado. Alberto Pujols de los Cardenales del San Luis bateó dos de ellos.

Los bambinazos a casa llena están a un ritmo que pudiera totalizar 203 esta temporada, aplastando el récord de 176 establecido en el 2000.

"Todo el mundo está buscando razones'', dijo el mánager del Cleveland Eric Wedge. ‘‘Así son las cosas. Algunas veces es un buen mes para los bateadores. Algunas veces es un buen mes para los lanzadores. Es muy raro encontrar un patrón consistente en estas cosas. Algunas veces es el tiempo. Uno puede hablar de la duración del entrenamiento de primavera. Pueden ser millones de cosas''.

El nuevo estadio de los Yankees de Nueva York también ha contribuido a inflar más los números.

En el nuevo Yankee Stadium se han conectado un total de 28 cuadrangulares, y 19 de ellos se han ido por el jardín derecho, elevando la posibilidad de que exista un túnel de viento en el estadio de $1,500 millones, el más costoso de la historia.

  Comentarios