Béisbol

Noche grande de Cantú no logra salvar a los peces

EL LANZADOR Taylor Graham (der) no pudo ocultar su 
malestar tras una faena en la que fue vapuleado por Atlanta.
EL LANZADOR Taylor Graham (der) no pudo ocultar su malestar tras una faena en la que fue vapuleado por Atlanta. El Nuevo Herald

El número aumentó a 19. Esa es la cifra de partidos que los abridores de los Marlins de Florida alcanzaron de forma consecutiva sin apuntarse un triunfo. Anoche, el novato Graham Taylor nunca estuvo cerca de cortar la ya abrumadora sequía.

Taylor hizo la despedida de su breve pasantía en el equipo grande de la misma forma en que debutó -mostrando un gran descontrol- y los peces cayeron 8-6 contra los Bravos de Atlanta ante 12,725 aficionados que asistieron ayer al Dolphin Stadium.

El revés le impidió a los peces volver a la cima del Este de la Nacional, luego de que minutos antes los Filis de Filadelfia cayeran 1-0 ante los Mets de Nueva York.

Taylor, que sólo tenía ocho aperturas de experiencia en Doble A antes de ser ascendido el 26 de abril pasado, duró apenas 2.1 episodios en los que recibió siete hits, con ocho rayitas -cuatro limpias- y entregó tres boletos.

En sus tres salidas en el equipo grande, Taylor terminó embasando a 2.5 hombres por inning y sólo colocó 53 por ciento de sus envíos en la zona de strike, una característica inusual para un lanzador que promedió sólo 1.4 boletos por cada nueve episodios en las Menores.

"Pueden ser muchos factores, quizás nerviosismo'', consideró González en referencia a Taylor, quien después de concluir el encuentro fue enviado de vuelta a Doble A. Su lugar en el roster será ocupado por el relevista dominicano Carlos Martínez.

La defensiva tampoco ayudó mucho a Taylor que se vio perjudicado por un error de Emilio Bonifacio en la antesala en el segundo inning y que fue el causante de que Bravos pisaran el plato cuatro veces en ese tramo.

La ofensiva de los Marlins, que promediaba antes de anoche 3.2 rayitas por partido en los últimos 15 partidos, se avivió un poco más ante Derek Lowe, pero no lo suficiente, pese a los cambios que realizó el mánager González en la alineación, subiendo a Cameron Maybin al segundo lugar y bajando a Dan Uggla, Jeremy Hermida y Cody Ross.

"Fue una señal positiva que el equipo haya producido 10 hits. Además de que conectaron bien la pelota y hubo algunos cohetes bien conectados'', apuntó el dirigente cubano.

Uno de esos cohetes se produjo en el albor del encuentro cuando el mexicano Jorge Cantú sacudió su octavo jonrón con dos en bases para colocar la pizarra 3-1.

Cantú, el único bateador consistente en lo que va de temporada por los peces, siguió dándoles esperanzas al conjunto con un doble en el tercero que produjo otra, y luego en el quinto despachó otro biangular productor de la quinta de la noche, iguando así su tope personal.

Con las cinco remolcadas, Cantú llegó a 30 en la campaña, la segunda cifra más alta en la Nacional detrás de las 31 del toletero dominicano Albert Pujols.

Pero la remontada de los peces, que llegaron a estar abajo 8-3, fue frenada por el bullpen de los Bravos, que mutiló todas las amenazas floridanas, especialmente en el sexto cuando Buddy Carlyle aplacó una revuelta del conjunto marino, que con hombres en primera y tercera sin outs, no pudo anotar.

  Comentarios