Béisbol

La armada angelina llega a Miami sin Manny Ramírez

Los aficionados de Filadelfia no pasaron por alto la ausencia de Manny.
Los aficionados de Filadelfia no pasaron por alto la ausencia de Manny.

El regreso a casa pudiera significar el momento ideal para aliviar las potentes heridas que dejaron las más recientes batallas en los Marlins de Florida.

En el ahora nombrado LandShark Stadium, sin embargo, aguarda una visita incómoda, un huésped que, aunque no tiene a su principal desestabilizador, pudiera alargar las letanías de los peces.

La nave floridana, que viene de ser barrida en Milwaukee, recibirá a partir de esta noche a los Dodgers de Los Angeles, que aunque recién sufrieron la pérdida de Manny Ramírez por una suspensión de 50 partidos, están probando que pueden vivir --y muy bien-- sin el bate del toletero dominicano.

El conjunto californiano, con el mejor récord en la pelota, tiene balance de 3-4 desde que se destapó el escándalo de Ramírez, quien dio positivo a una sustancia prohibida. Sin embargo, los esquivadores vienen de ganar dos de tres encuentros a los Filis de Filadelfia y, tal como lo muestran los números, no les ha hecho falta el madero del quisqueyano.

Con Ramírez en la alineación, los Dodgers promedian 5.38 anotaciones por encuentro, mientras que en sus últimos siete desafíos, Los Angeles ha hecho 5.71 rayitas por desafío.

Y el sustituto de Ramírez, el ex Marlin Juan Pierre, ha sido uno de los grandes responsables de que los Dodgers no echen de menos al que es considerado uno de los toleteros derechos más temibles en la historia de las Grandes Ligas.

Desde que ocupa el lugar de Manny, Pierre promedia .480 con cuatro bases robadas y cuatro remolcadas.

"Este es un equipo. Esto no es los Mannys de Los Angeles'', aseguró Doug Mientkiewicz. "Manny es una parte importante de nuestro club, pero esta es una gran oportunidad para que nosotros les probemos a las personas que no somos Manny y otros 24 tipos''.

Y estos Dodgers, con o sin Manny, son igual de peligrosos y hoy en día se mantienen como una de las mejores maquinarias de la década.

La novena dirigida por Joe Torre es líder del viejo circuito en promedio de bateo (.288), porcentaje de embasamiento (.374), carreras anotadas (196) y efectividad (3.76) --un solo equipo en esta década, los Marineros de Seattle del 2001 han terminado en el primer lugar en su liga en estos departamentos.

Para detener a los Dodgers y la hemorragia de derrotas que últimamente están desangrando a los peces, los Marlins contarán con Chris Volstad, uno de sus lanzadores más efectivos, para esta noche y luego mañana se producirá el retorno del zurdo Andrew Miller.

No será el único regreso esperado del fin de semana.

Torre señaló que existía la posibilidad de que Ramírez, quien tiene una casa en Weston, enfrente por primera vez a sus compañeros de equipo luego de la suspensión.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios