Béisbol

Manny Ramírez pide disculpas a los Dodgers en la intimidad de un hotel de Miami

Manny Ramírez.
Manny Ramírez.

Anunciada, con la misma precisión que se pronostica un eclipse, la esperada reunión finalmente se produjo, aunque con un decorado diferente.

Manny Ramírez se reunió con sus compañeros de los Dodgers de Los Angeles, aunque la congregación no se produjo en el recientemente bautizado LandShark Stadium, sino en el hotel Trump de Sunny Isles, donde se aloja el conjunto californiano en su visita al sur de Florida.

"La reunión duró unos 20 a 25 minutos", informó el dominicano Mariano Duncan, coach de la primera base de Los Angeles. "Ahí estábamos los jugadores, los técnicos, el staff médico, diría que había alrededor de 40 a 45 personas. Ahí nos presentó sus excusas y sus razones por las que no habló antes con nosotros".

Otros reportes indican, sin embargo, que el encuentro fue más breve. Casey Blake, antesalista de los californianos, dijo a la Associated Press, que la reunión tuvo una duración de "cinco a diez minutos".

De acuerdo a Duncan, los integrantes de la organización se enteraron la noche del jueves, a su llegada a Miami, que debían presentarse a la 1 de la tarde en una salón de conferencias del hotel, aunque no se les dieron las razones para ello.

"Manny habló con nosotros, se notaba que estaba avergonzado y se responsabilizó por toda esta situación. Pero también nos dio ánimo para que siguiéramos jugando bien y así mantener el buen ritmo hasta que se pueda incorporar al equipo", apuntó el técnico.

Los alegatos que presentó a sus compañeros el toletero dominicano, suspendido por las Grandes Ligas por 50 partidos por violar la política antidrogas de la pelota, fueron convicentes.

"Quedamos satisfechos y contentos. Esta es una familia y él es parte de ella", consideró Duncan.

El siguiente paso de Ramírez, quien reside en Weston, pudiera ser viajar a Glendale, Arizona, donde los Dodgers tienen el complejo de entrenamientos. Mientras tanto, cuando el equipo esté en Los Angeles, el jardinero se podrá incorporar, aunque con limitaciones, a las prácticas del club.

"El puede entrenar con nosotros hasta el momento en que se abran las puertas del estadio al público. En ese momento, tiene que entrar al clubhouse", añadió Duncan.

Ramírez, quien para el momento de la suspensión bateaba .348 con seis jonrones, podrá reaparecer con los Dodgers el 3 de julio.

  Comentarios