Béisbol

Al fin despierta la ofensiva de los peces

ROSS GLOAD anota una carrera en el octavo episodio con un 
metrallazo al jardín central del emergente Wes Helms.
ROSS GLOAD anota una carrera en el octavo episodio con un metrallazo al jardín central del emergente Wes Helms.

Las señales, aunque tímidas, se estuvieron acumulando en las últimas horas. Y anoche, al fin, aparecieron en todo su esplendor.

La ofensiva de los Marlins de Florida logró carburar ante el pitcheo de los Diamondbacks de Arizona y los peces se impusieron 8-6 en el primer desafío de la doble cartelera que se llevó a cabo ayer en el Land Shark Stadium.

El segundo encuentro se llevaba a cabo a la hora del cierre de esta edición.

Los maderos de la nave floridana, sumergidos en un letargo ofensivo, produjeron nueve imparables y lo más relevante es que vinieron de hombres que han estado adormecidos en buena parte del mes de mayo.

Impulsados por un jonrón de Dan Uggla, quien remolcó la mitad de las rayitas del conjunto local, los Marlins cortaron una racha de dos reveses y se apuntaron apenas su segunda victoria en los últimos nueve partidos.

"Fue un triunfo muy importante. Lo necesitábamos'', señaló Cody Ross, quien disparó dos dobles y remolcó una, producida en el primer inning, cuando los peces marcaron dos.

El conjunto de casa pisó el plato otra vez en el tercero, impulsada por boleto con las bases llenas de Uggla y luego en el quinto hizo cuatro, capitalizadas por un bambinazo de tres rayitas del camarero de los Marlins.

Fue el primer jonrón de Uggla en 72 turnos, la sequía más larga de su carrera.

"El necesitaba eso. Cuando vi el batazo pensé por un momento que se iba de foul, pero luego sentí un tremendo alivio cuando vi que era jonrón'', apuntó Ross.

Además de Uggla, Ross y el mexicano Jorge Cantú dieron señales de recuperación.

El jardinero acumula nueve imparables en sus últimos 14 turnos al bate, con cinco dobles y dos jonrones, además de tres fletadas.

Cantú, entretanto, impulsó una y así detuvo una sequía de 22 viajes al plato sin fletadas, luego de promediar en el mes de abril una impulsada en cada tres turnos.

También en el montículo floridano se cortó otra racha negativa.

Chris Volstad se llevó el triunfo al lanzar seis entradas en las que permitió cuatro rayitas limpias y seis hits, siendo su primera conquista desde el 14 de abril. Además ponchó a nueve, una nueva marca personal.

"No sabía que había impuesto un nuevo tope en mi carrera'', reconoció Volstad. "La verdad es que no soy alguien que me caracterice por ponchar a mucha gente''.

Al igual que Johnson un día antes, el derecho llegó a hilvanar una seguidilla de 11 hombres retirados, hasta que en el quinto se le complicó en una situación que terminó con un jonrón de Chris Snyder.

"Fue un mal pitcheo", admitió el serpentinero que puso su marca en 3-3. "Era un envío que estaba supuesto a un hundirse y se quedó arriba''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios