Béisbol

Los peces caen presos de la maldad ofensiva de un santo

EL NOVATO Sean West estuvo inmenso en 
la lomita en apenas su segunda apertura.
EL NOVATO Sean West estuvo inmenso en la lomita en apenas su segunda apertura. Associated Press

Un error en tiro del receptor Ronnie Paulino abrió la compuerta del infortunio para los Marlins de la Florida que cayeron anoche 2-1 en 11 entradas contra los Mets de Nueva York en el inicio de una serie.

Paulino disparó mal a la intermedia y Gary Sheffield llegó a tercera para anotar posteriormente con un batazo decisivo del boricua Omir Santos.

El batazo de Santos, que anteriormente había sacado una bola del parque, se produjo ante los envíos del relevista Brian Sánchez.

Sheffield comenzó el 11no capítulo con un metrallazo, luego robó segunda y aprovechando el tiro desviado de Paulino se coló en la antesala.

El abridor de los peces, Sean West, sostuvo un tremendo duelo de pitcheo contra Mike Pelfrey durante siete entradas y le hizo saber a su equipo que cuenta con el material suficiente para estar en la rotación.

Esta fue la segunda apertura para el novato, que el sábado pasado debutó en las Mayores al permitir dos carreras en cinco entradas contra los Rays de Tampa Bay. El choque terminó en derrota 10-3, pero West no tuvo que ver en la decisión.

West, quien fue elegido en la primera ronda del draft del 2006, estuvo muy superior en esta ocasión al punto de permitir cuatro sencillos, pero uno de ellos cuadrangular del boricua Santos -un hombre que se ha ganado un puesto importante dentro del equipo neoyorquino- en el quinto episodio que sirvió para empatar el desafío.

Hasta ese momento, los Marlins iban delante en el marcador 1-0 gracias a un batazo de cuatro esquinas de Dan Uggla frente a los envíos de Pelfrey, quien ha tenido muy poca suerte históricamente ante los del sur de la Florida.

De hecho, los Mets habían caído en las siete últimas aperturas del derecho contra los Marlins. Pelfrey no ha permitido más tres rayitas en la mayoría de sus salidas, pero también ha sido poco apoyado ofensivamente.

Pelfrey sólo se equivocó con el batazo de Uggla en el cuarto. Sólo le pegaron cuatro imparables más y casi nunca le amenazaron.

Con las bases llenas, el relevista puertorriqueño Kiko Calero dominó en el noveno episodio al mejor bateador de los Mets, David Wright, y al peligroso Tatis para mantener vivas las aspiraciones de los floridanos.

Por otra parte, el torpedero Hanley Ramírez reapareció como emergente en la parte alta del décimo episodio y se ponchó.

El dominicano ya se siente mejor de un problema en la ingle y podría volver a la alineación titular tan pronto como hoy.

El martes pasado, el dominicano dejó el partido en Filadelfia en la tercera entrada luego de lastimarse al pegar un sencillo de cuadro.

El también quisqueyano Emilio Bonifacio fue puesto en su lugar para el partido de anoche en el parque Citi Field.

El mánager de los Marlins, Fredi González, había comentado antes del inicio del encuentro que Ramírez estaba disponible como bateador emergente.

Antes de llegar a Nueva York, los peces venían de ganarle una serie a los campeones de la Serie Mundial, los Filis de Filadelfia.

  Comentarios