Béisbol

Una débil ofensiva

HANLEY RAMIREZ (2) pierde el bate en la tercera entrada, 
Ronny Paulino pone out en el plato a Aaron Roward y Chris 
Volstad lanza en el 1er inning, ayer en el triunfo de los Marlins.
HANLEY RAMIREZ (2) pierde el bate en la tercera entrada, Ronny Paulino pone out en el plato a Aaron Roward y Chris Volstad lanza en el 1er inning, ayer en el triunfo de los Marlins. The Miami Herald

El pitcheo de los Marlins cumplió y limitó al equipo con menos capacidad ofensiva de la pelota. Lástima que los floridanos mostraron anoche más ineficiencia a la hora de hacer carreras.

Los Gigantes de San Francisco se impusieron 2-1 a los peces en el primer desafío de la serie de cuatro partidos que se disputó anoche en el Land Shark Stadium ante una asistencia anunciada de 12,841 aficionados.

Chris Volstad cumplió con una sólida actuación, otra apertura de calidad, en la que permitió dos rayitas en seis entradas, abanicando a cinco rivales en un partido que empezó con 55 minutos de retraso debido a la lluvia.

No obstante, la ofensiva marina nada pudo hacerle al zurdo Barry Zito, quien pese a no ser el mismo que brilló con los Atléticos de Oakland, sorteó con éxito las emboscadas que armaron sus rivales.

Los maderos de los Marlins se atascaron una y otra vez especialmente en los momentos más importantes.

De hecho, los peces conectaron apenas dos hits en 12 oportunidades con hombres en posición anotadora. Además dejaron a 12 hombres varados, incluyendo a tres en el noveno inning, una amenaza que se disolvió luego de que el cerrador Brian Wilson retirara a Jorge Cantú.

La única anotación floridana fue en el sexto, un inning que pareció dar para más. Cantú y Dan Uggla recibieron boletos de Zito abriendo el episodio, lo que significó la salida del ex Cy Young. Brandon Medders lo relevó y luego de retirar a Ross, Ronny Paulino conectó sencillo que llenó las bases. Alejandro de Aza, como emergente, disparó fly de sacrificio y luego el otro pinch hitter, Ross Gload disparó otro elevado con el que se cerraron las acciones.

San Francisco tampoco hizo mucho, pero lo poco le bastó. El venezolano Pablo Sandoval conectó un jonrón en el cuarto inning que encontró en base al boricua Bengie Molina para producir las únicas rayitas del conjunto visitante.

La escualidez ofensiva que exhibió anoche San Francisco ha sido una constante del equipo dirigido por Bruce Bochy en la contienda.

De hecho, los Gigantes llegaron a Miami como últimos en todas las Grandes Ligas en rayitas anotadas con 208 y eran penúltimos de la Nacional en porcentaje de embasamiento con .315. El jonrón de Sandoval, además, fue apenas el número 28 en el año para la novena californiana en forma combinada.

  Comentarios