Béisbol

Se luce Miller

LOS AFICIONADOS se portaron con estoicismo, y resistieron 
la lluvia que se desató ayer durante el juego de los Marlins.
LOS AFICIONADOS se portaron con estoicismo, y resistieron la lluvia que se desató ayer durante el juego de los Marlins. El Nuevo Herald

Andrew Miller ha pasado su carrera dentro de los Marlins de la Florida enviando señales mixtas: choques llenos de destellos de su talento y actuaciones pobres que ponen en duda su capacidad de brillar en las Mayores.

El de anoche fue de los primeros.

Miller lanzó con acierto durante 5.2 entradas para que los peces derrotaran 5-4 a los Gigantes de San Francisco en el Land Shark Stadium delante de 16,294 fanáticos y bajo una lluvia constante y fastidiosa.

Pero el zurdo estuvo a punto de sufrir una suerte parecida a la de Chris Volstad el viernes por la noche, pues los Gigantes estuvieron a punto de voltear el partido con una rebelión de última hora al marcar dos carreras.

Tan bien comenzó el espigado serpentinero su labor que retiró de manera consecutiva a 12 bateadores visitantes y el primer hit no llegó hasta el quinto, cuando el boricua Bengie Molina sonó un doble.

El zurdo, que había sufrido serios problemas de control en sus dos aperturas previas, esta vez se mantuvo casi siempre delante en el conteo y fue agresivo al punto de ponchar cinco hombres y regalar un solo boleto.

"A medida que trabaje más, podré tener mejor control sobre mis envíos'', expresó Miller. "Ahora me estoy concentrando en tirar strikes''.

Su único momento de debilidad se produjo en el quinto cuando un doble de Andrés Torres remolcó dos carreras de San Francisco, pero para ese momento la lluvia obstaculizaba mucho su desempeño en el box.

Aunque no hubo anuncio oficial alguna, el encuentro estuvo demorado por el aguacero cerca de 20 minutos, mientras el equipo de mantenimiento del parque mejoraba las condiciones del terreno al verter más arcilla para secar las zonas mojadas.

El piloto de los peces, Fredi González, no esperó más y tras dos outs colocó en la lomita a Burke Badenhop, quien se ha especializado en los relevos largos. El pitcher trabajo dos entradas más sin permitir libertades.

Dobles seguidos del dominicano Hanley Ramírez -muy cercano de ganar la titularidad en el campocorto para el choque de las estrellas- y Dan Uggla en el tercero trajeron para el plato las dos primeras anotaciones de los Marlins.

Un batazo de iguales proporciones del mexicano Jorge Cantú en el quinto rompió un empate 2-2 y puso delante a los peces antes de que el quisqueyano Ronnie Paulino disparase otro biangular con dos hombres en circulación.

Todo este ataque decretó la salida del abridor boricua Jonathan Sánchez, quien no ganó ninguna de sus seis aperturas en el mes de mayo y que al parecer comenzó junio sin mucha suerte.

Sánchez cargó con la derrota al aceptar ocho imparables -4 dobles- y cinco carreras en 4.2 tramos de faena.

Para el tercer choque de la serie, los Marlins contarán con Ricky Nolasco, quien pasó varios días en Nueva Orleans para solucionar los problemas que le han impedido jugar mejor.

"Parece que Ricky ya está listo para volver'', afirmó González. "Ha trabajado mucho en el dominio de su recta. Sus dos salidas en Triple A han sido muy buenas''.

  Comentarios