Béisbol

Un octavo inning de miseria le cuesta el juego a los Marlins

El error de Cody Ross le cuesta el juego a los Marlins.
El error de Cody Ross le cuesta el juego a los Marlins.

Como siguen las cosas quizás los Marlins de Florida le pidan a MLB que eliminen el octavo inning de los partidos de las Grandes Ligas.

Por segundo día seguido el pitcheo de relevo colapsó en el octavo episodio y los peces cayeron 6-5 ante los Cardenales de San Luis en el último encuentro antes de una gira de seis juegos que llevará a la nave floridana primero al otro lado de la frontera del norte del país y luego a Boston.

El miércoles los Marlins permitieron cuatro anotaciones en el octavo, matando cualquier esperanza de recuperarse de una desventaja que antes de ese inning era de tres rayitas.

Ayer el golpe fue más descorazonador.

El conjunto de casa llegó con ventaja de 5-3, pero dos fenómenos poco usuales en el bando floridano -un error de Cody Ross y una actuación para el olvido del dominicano Leo Núñez- echaron por la borda el triunfo y una muy destacada labor del abridor Andrew Miller.

"Fue una derrota difícil de asimilar'', se lamentó el mánager Fredi González. "Es duro estar a dos outs del triunfo y dejar escapar así la victoria".

El punto crítico fue un imparable de Ryan Ludwick por el jardín central y que Ross dejó escapar entre las piernas, permitiendo que el encuentro se empatara y dejando la carrera de la ventaja en la antesala sin outs.

"No hay excusas. Traté de bloquear la pelota y no lo hice'', dijo Ross, cuyo día de sinsabores también incluyó una larga conexión por el jardín central en la que Rick Ankiel hizo una jugada de feria que le quitó al menos un extrabase al toletero de los peces.

Quien si sobrepasó a los guardabosques de San Luis fue Ross Gload. El sustituto de Jorge Cantú en la inicial disparó dos jonrones, que no obstante, al final no tuvieron ninguna repercusión.

La única luz dentro de la oscuridad de la derrota de ayer la representó Miller, quien en 6.1 innings permitió siete hits -incluyendo un jonrón de Albert Pujols- con tres anotaciones y ocho ponches, además de no dar boletos.

"Fue sobresaliente su actuación. Estoy muy contento con lo que vi de él, sobre todo el hecho de no haber dado ningún boleto'', dijo González.

Desde que regresó de la lista de inhabilitados el 16 de mayo, Miller, quien llegó a retirar en un momento del partido a 14 hombres en forma consecutiva, ha sido todo lo que se imaginaron los peces cuando lo adquirieron de los Tigres de Detroit en el cambio en el que estuvieron involucrados Miguel Cabrera y Dontrelle Willis.

En sus últimas seis salidas, el zurdo acumula efectividad de 3.41 y tiene récord de 2-1. En ese lapso ha lanzado 34.1 episodios, con 35 ponches y su WHIP (hombres que embasa por cada inning) es un sólido 1.37, números que contrastan con su actuación de abril.

En ese mes, Miller tuvo efectividad de 6.94 y su WHIP fue de 1.89.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios