Béisbol

Dos promesas cubanas reciben permiso para negociar con equipos de Grandes Ligas

Para cualquier pelotero cubano que deserta, el sueño de las Grandes Ligas tiene un primer paso obligatorio y crucial: la agencia libre.

De ahí que Noel Argüelles y José Iglesias recibieran con tremenda alegría la noticia de que la Oficiona del Comisionado del Béisbol les habían abierto el camino para comenzar negociaciones con las 30 organizaciones de las Mayores.

"Esa es una tremenda noticia para ellos'', comentó el agente de los jugadores antillanos, el abogado puertorriqueño Jaime Torres. "Ahora, de inmediato iniciaremos las conversaciones con los clubes interesados''.

Tanto Argüelles como Iglesias abandonaron la principal escuadra juvenil que asistía al campeonato mundial de la categoría en julio del 2008, con sede en la ciudad canadiense de Edmonton.

Argüelles, un zurdo de 19 años que según reportes de varios cazatalentos es capaz de lanzar 94 millas por hara, era el primer abridor en la rotación antillana; mientras que Iglesias se desempeñaba como el torpedero titular.

Varias fuentes indican que scouts de varios equipos ya han visto entrenar a los cubanos y que los Yankees -se dice que el gerente general de Nueva York, Brian Cashman, quedó impresionado con ellos- muestran algún interés en firmarlos, aunque no hay nada definitivo al respecto.

"Ahora viene el proceso de escuchar ofertas y luego analizar que puede ser mejor para el futuro de estos muchachos'', afirmó Torres, quien conduce las carreras de otros cubanos como José Ariel Contreras, Alexei Ramírez y Dayán Viciedo. "Pero no cabe duda de que con la agencia libre, parte de la batalla está ganada. En el caso de Noel, ser el primer pitcher de su generación no es poca cosa, e Iglesias tiene unas manos excepcionales''.

Torres había hecho el pedido de este proceso a la Oficina del Comisionado el 20 de abril, pero cada vez que se trata de peloteros de origen cubano la verificación de documentos suele demorar más.

Recientemente, el pelotero cubauno Félix Pérez, que jugaba para la Isla de la Juventud en la Serie Nacional, fue suspendido durante un año por falsificar documentos relacionados con su edad.

Pérez estaba a punto de firmar un bono por $3.5 millones en la República Dominicana, cuando en los trámites para recibir la visa se detectó que su edad no eran los 20 años que sus documentos mostraban. Su edad real es estima en 25 años.

"A mí no me preocupa que el proceso se demore más o menos, sino que se haga bien'', agregó Torres. "Yo les entrego a las Grandes Ligas más información de la que piden. Y todo legal, dentro de la ley. Esa es la garantía que les ofrezco a estos muchchos''.

Por otra parte, Torres también se encuentra inmerson en los trámites para lograr la agencia libre del derecho Yadel Martí y del jardinero Yasser Gómez. Dos estelares de la pelota cubana.

  Comentarios