Béisbol

Preocupación en Atlanta por actitud de torpedero cubano

La puntuación que muestra la rápida bajada de los Bravos de Atlanta en el Este de la Liga Nacional no es el único motivo de preocupación.

Las historias detrás de los totales de victorias y derrotas también son preocupantes para Atlanta, que ha perdido siete de sus últimos 11 juegos.

Antes del choque de anoche, los Bravos (30-32) perdieron dos juegos seguidos en Baltimore y quedaron en cuarto lugar, por debajo de la Florida y a seis choques y medio de Filadelfia.

La gira de los Bravos se reanuda esta semana en Cincinnati antes de una serie de fin de semana en Boston.

El pitcheo del inicio ha sido el punto fuerte del equipo, pero el as Derek Lowe nom pasó del tercer inning en el juego del domingo, en que perdieron 11-2 frente a los Orioles.

Tal vez más digno de notar que la brevedad del juego de Lowe fue la extraña decisión del gerente Bobby Cox de enviar al banco de espera al shortstop cubano Yunel Escobar durante el juego.

Cox consideró que Escobar, quien cometió cuatro errores durante los nueve juegos en la sede antes de la serie del fin de semana en Baltimore, había reaccionado con lentitud el domingo cuando los Orioles se robaron el home por primera vez desde el 23 de mayo del 2007.

Con los Orioles con una ventaja de 4-0 en el segundo inning, Brian Roberts fue el primero en ser sorprendido. Escobar estaba a punto de tocar a Roberts antes de darse cuenta, demasiado tarde, que Robert Andino venía corriendo desde la tercera base. Andino evitó fácilmente el lanzamiento de Escobar.

"Nosotros nos enorgullecemos en hacer las cosas bien en el juego, y no hacemos las cosas al descuido'', dijo Cox, quien hizo entrar al juego en el tercer inning al novato shortstop Diory Hernández.

Escobar también reaccionó con demasiada lentitud a un lanzamiento al plato en la derrota 3-2 de los Braves frente a los Pirates en su propio estadio el miércoles pasado. Craig Monroe de Pittsburgh siguió corriendo alrededor de la tercera base luego de salir de la segunda mientras Kelly Johnson paraba un lanzamiento bajo y se lo lanzaba a Escobar para tratar de evitar el robo de la segunda base.

Monroe ganó la base, ya que Escobar estaba nervioso y no lanzó a tiempo.

"No fue competente'', dijo Cox de cómo jugó Escobar la semana pasada.

Cox suspiró cuando le preguntaron el domingo si enviar a Escobar al banco iba a dar algún resultado.

"Yo he hablado con él muchísimas veces desde que él está aquí'', dijo Cox.

El bateo de Escobar lo hace una parte importante del equipo. Conecta .293 con seis jonrones y está a la cabeza del equipo con 33 impulsadas.

  Comentarios