Béisbol

Prospectos cubanos podrían tener problemas legales al cambiar de agente

Jaime Torres está acostumbrado a librar batallas por los peloteros cubanos ante las Grandes Ligas, pero ahora se apresta e emprender un combate por su reputación y su trabajo como agente en el terreno legal.

El puertorriqueño, conocido por representar a jugadores antillanos, voló ayer a la República Dominicana para dilucidar en las cortes de ese país, lo que consideró "un acto de mala fe'' por parte de otros agentes.

Según el abogado boricua, los agentes Fernando Cuza y Diego Bentz, de la empresa SFX, violaron sus derechos al provocar que los prospectos cubanos Noel Argüelles y José Iglesias lo despidieran y firmaran con ellos.

Todo parece indicar que ambos jugadores están escondidos y Torres no ha podido contactar con ellos desde hace días.

"Personas como estas son los que le dan un mal nombre a este negocio'', expresó Torres, quien maneja, entre otras, las carreras de José Ariel Contreras, Alexei Ramírez y Dayán Viciedo. "Desde hace meses estaban detrás de los dos muchachos, y ahora, que ya son agentes libres, me los quitan''.

Torres había hecho el pedido de este proceso a la Oficina del Comisionado el 20 de abril y, tras un largo proceso de verificación por parte de las instancias rectoras del béisbol, recibieron el fin de semana pasado la luz verde para negociar con cualquiera de las organizaciones de la gran carpa.

Al representante no se le escapa el momento escogido por Argüelles e Iglesias para irse con sus nuevos agentes. Cuza y Bentz son bien conocidos por representar a figuras de primera línea como Vladimir Guerrero, Miguel Tejada y Alfonso Soriano.

"Lo más difícil de este proceso es lograr la aprobación de la agencia libre ante las Mayores'', agregó Torres. "Yo les ahorré ese trabajo. Hice todas las negociaciones. Y ahora se han ido escuchando los cantos de sirenas de otras personas''.

Al decir de Torres, desde hacía meses Cuza -que es de origen cubano- y Bentz rondaban a los dos jugadores que desertaron de la principal escuadra juvenil que asistía al campeonato mundial de la categoría en julio del 2008, con sede en la ciudad canadiense de Edmonton.

Argüelles, un zurdo de 19 años que según reportes de varios cazatalentos es capaz de alcanzar 94 millas por hora, era el primer abridor en la rotación antillana; mientras que Iglesias se desempeñaba como el torpedero titular.

Varias fuentes indican que scouts de equipos ya han visto entrenar a los cubanos y que los Yankees -se dice que el gerente general de Nueva York, Brian Cashman, quedó impresionado con ellos- muestran algún interés en firmarlos, aunque no hay nada definitivo al respecto.

Otros reportes indican que los Medias Rojas estarían detrás de Iglesias para convertirlo en su futuro torpedero. Ambos podrían recibir bonos superiores al $1 millón.

"Quiero dejar en claro que no quiero hacerle daño a estos muchachos, pero reclamaré ante la ley mis derechos y el esfuerzo por mi trabajo'', enfatizó Torres. "Tengo documentos que avalan mi proceder y no me detendré ante nada''.

  Comentarios