Béisbol

Los Yankees vencen a los Marlins con su equipo de miedo

Los 35,027 aficionados fueron anoche al Land Shark Stadium a ver a su equipo ganar, y a la mayoría se le cumplió su deseo.

Con una sólida actuación monticular de Andy Pettitte y una ofensiva de nueve imparables en los primeros tres episodios, los Yankees de Nueva York se impusieron 5-1 a los Marlins de Florida en el primer partido entre ambos equipos --sin contar los choques de exhibición-- desde que los peces se impusieron en la Serie Mundial del 2003.

Más aplaudidos que el propio equipo de casa, los Bombarderos del Bronx no contaron con Alex Rodríguez, criado en Miami, y quien fue enviado al banco por mostrar un cuadro de fatiga general.

Pero el bate de A-Rod no hizo falta. Y tampoco el protagonismo, porque Derek Jeter se encargó de llenar de felicidad el corazón de los aficionados del equipo con más títulos en la pelota.

Ovacionado más que nadie en cada oportunidad que se paró en el plato, Jeter colaboró con el triunfo con dos imparables, incluyendo un largo doble en el primer envío del partido, pero al final fue Pettitte quien tuvo más impacto en el triunfo de los Yankees.

Pettitte, quien precisamente cargó con el revés en el sexto y último juego de aquel Clásico de Otoño, trabajó casi sin esfuerzo en una de sus mejores aperturas del año en la que lanzó siete episodios, recibió una rayita y tres indiscutibles -entre ellos un jonrón de Cody Ross- con siete ponches para llevarse su séptimo triunfo de la campaña.

‘‘No tuvimos ningún chance ante Andy. Hizo una tremenda labor. Cambió la velocidad y nos mantuvo adivinando todo el tiempo. Así fue difícil reponernos'', se lamentó el mánager de los peces, Fredi González.

En la acera contraria y apenas en el inicio de su carrera, Sean West no mostró la misma compostura de su experimentado oponente, que llegó a 357 aperturas con el uniforme de los Yankees, la tercera cantidad más alta en la historia de la franquicia. El zurdo de los peces fue atacado rápidamente por los maderos visitantes y cuando apenas había hecho 49 envíos ya perdía 5-0.

En total, se despidió con apenas cuatro entradas, cinco anotaciones, 10 imparables y siete ponches. Fue la segunda apertura consecutiva ineficiente para West, quien en su última salida también fue castigado por los Azulejos de Toronto.

"Dejé muchas pelotas arriba y ellos salieron a batear en forma agresiva'', explicó West.

Nueva York anotó una en el primero con doble de Jeter y sencillo de Posada, tres en el segundo con tres sencillos y dos biangulares --entre ellos uno de Pettitte--, y otra en el tercero con jonrón de Melky Cabrera, una cosecha que fue suficiente para permitir cortar una racha de dos reveses al equipo número uno en la preferencia de los fanáticos de la pelota en el sur de Florida.

  Comentarios