Béisbol

Nada detiene a los Marlins por estos días en las Mayores

Hanley Ramírez.
Hanley Ramírez.

Si las cosas continúan así los Marlins de Florida bien pudieran pedirle a la liga que los mude a la División Este de la Liga Americana.

Los peces siguieron con su dominio sobre los rivales de la considerada división más poderosa de las Grandes Ligas, y se impusieron 11-3 a los Orioles de Baltimore ante una asistencia anunciada de 12,822 aficionados en el Land Shark Stadium.

De esta forma, los Marlins completaron la barrida sobre el conjunto oropéndola, la segunda que concretan en un lapso de dos semanas ante los rivales del circuito más joven. De hecho, la novena floridana, que ahora se prepara para enfrentar en Tampa Bay a los Rays, acumula balance de 9-3 en sus últimos 12 partidos, todos ante clubes del Este de la Americana.

En la victoria de anoche apareció el mismo rastro que ha caracterizado a los peces en el exitoso mes de junio: la combinación de un sólido pitcheo abridor y la producción ofensiva que facturó 17 imparables.

Sean West (3-2) se despertó del bajón que experimentó en sus dos últimas salidas -en las que acumuló nueve rayitas permitidas en 9.2 episodios- y terminó realizando una muy eficiente apertura al pintar de blanco a los Orioles por seis innings en los que recibió cuatro indiscutibles y otorgó tres boletos con dos ponches.

El aspecto ofensivo fue encabezado una vez más por Hanley Ramírez, Cody Ross y Dan Uggla, encendidos durante el mes de junio. El trío se llevó la cerca, incluyendo el segundo grand slam de la serie para Ramírez, su tercero de la temporada y el undécimo jonrón del año.

Ross abrió el marcador con su 13er jonrón del año que sirvió para fletar dos. Fue el tercer estacazo en los últimos seis desafíos para Ross, que ha conectado de hit en 13 de sus últimos 15 encuentros.

Uggla conectó su cuadrangular número 15, y su cuarto en los últimos siete encuentros.

El trío en total fletó nueve de las 11 rayitas del equipo, que tiene en ellos -aunado a Jorge Cantú- un póker exclusivo de hombres con 40 o más producidas en el año. Los Dodgers de Los Angeles son los otros en las Grandes Ligas que tienen cuatro o más jugadores con al menos cuatro decenas de impulsadas en la temporada.

Tim Wood hizo su debut en las Mayores al trabajar dos innings sin sobresaltos para los Marlins, que perdieron el blanqueo ya en el último episodio cuando el partido estaba prácticamente decidido.

  Comentarios