Béisbol

Cuba quiere parar sequía de títulos entre quejas y deserciones

Yulieski Gourriel.
Yulieski Gourriel.

Con el objetivo de recuperar la corona perdida hace dos años en Taiwán y frenar la sequía de títulos importantes en las últimas competencias, la selección cubana comenzará su andar en la XXXVIII Copa Mundial de Béisbol, que se inicia hoy hasta el 27 de septiembre en varias ciudades europeas.

Encabezados por Frederich Cepeda, Yulieski Gourriel y Pedro Luis Lazo, el equipo antillano debutará el jueves contra Puerto Rico a la 1 p.m. (hora de Miami) en la ciudad de Barcelona.

El mánager antillano Esteban Lombillo no ha anunciado todavía su abridor para el juego en tanto su homólogo boricua Eduardo Pérez adelantó a José Santiago, con experiencia de nueve años en Grandes Ligas con los Reales, Filis, Indios y Mets.

Para este partido inaugural, Lombillo pudiera moldear su alineación con Leonys Martín en el jardín central, Michel Enríquez en tercera base, Gourriel en segunda, Cepeda en el jardín izquierdo, Alfredo Despaigne designado, Yoennis Céspedes en la pradera derecha, José Dariel Abreu en la inicial, Ariel Pestano en la receptoría y el santiaguero Luis Miguel Navas en el campo corto.

Gourriel, Cepeda, Despaigne, Pestano y Navas estuvieron en el mundial precedente en Taiwán donde los criollos cedieron 6-3 ante Estados Unidos por el oro.

Cuba se encuentra ubicada en el grupo B junto a la escuadra boricua, España y Sudáfrica.

Un total de 22 equipos participarán en la Copa Mundial divididos en cinco grupos que tendrá como sedes en la primera ronda a Barcelona, España; Praga, República Checa; Sundbyberg, Suecia; Regenburg, Alemania; y Zagreb, en Croacia.

La novena de la isla no debe tener dificultades para avanzar hasta las finales del torneo, uno de los más pobres en cuanto a nivel cualitativo, a pesar del enrevesado e insólito cronograma, que pudiera impedir el encuentro Cuba-Estados Unidos por la corona.

Pero desde la Habana se elevaron voces de quejas por un calendario que consideraron ‘‘complicado'' e "injusto'', ya que pondría frente a frente en la segunda ronda a los tres medallistas del pasado mundial, Estados Unidos, Cuba y Japón.

"Todos (los 22 equipos) tendrán que sortear el escollo que representa un calendario complicado al extremo y, lo peor: injusto'', enfatizó Granma, al desaprobar que, de no ocurrir "sorpresas mayúsculas'', en la segunda vuelta seguramente aparecerán en el mismo grupo "los tres primeros puestos'' del pasado mundial de Taiwán.

En esta ronda inicial clasifican los dos primeros de cada grupo y los cuatro mejores terceros lugares, que pasarán a la siguiente fase junto con Italia y Holanda, escuadras sembradas por servir de anfitrionas, y de donde saldrán ocho novenas a la segunda fase.

Estos ocho equipos jugarían por el sistema de todos contra y los cuatro primeros puestos se medirían entre ellos para determinar los dos conjuntos que lucharían por el título.

Cuba no ha ganado un torneo de envergadura en los últimos años, pues al revés en tierras asiáticas en el 2007 se suma la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín, y el sexto lugar en el II Clásico Mundial.

  Comentarios