Béisbol

Nuevo uniforme, igual de efectivo

EL LANZADOR Pedro Martínez de los Filis, lazando ante los Mets el 13 de septiembre, sigue dominante.
EL LANZADOR Pedro Martínez de los Filis, lazando ante los Mets el 13 de septiembre, sigue dominante. Associated Press

Dividido entre cumplir una promesa que hizo a su padre moribundo y el amor a su madre, Pedro Martínez tuvo que tomar una decisión dura.

¿Regresar a las Grandes Ligas o quedarse en casa con su familia en la República Dominicana?

Los Filis de Filadelfia seguramente están encantados de que el tres veces ganador del premio Cy Young se haya decidido por el béisbol. Martínez tiene marca de 5-0 y efectividad de 2.87 en siete aperturas con los campeones defensores de la MLB.

Un gran logro considerando que algunos pensaban que Martínez, de 37 años, estaba acabado después de cuatro temporadas desalentadoras plagado de lesiones con los Mets de Nueva York.

Parece extraño verlo con el uniforme a rayas de los Filis, pero está lanzando como antaño: dominante. Fue el Pedro de siempre en su salida previa contra los Mets la noche del domingo. Trabajó ocho entradas herméticas, permitiendo seis imparables y ponchando a siete adversarios en una victoria 1-0.

Martínez atribuye su éxito a que finalmente se siente saludable y con la mente despejada después de un año difícil, en la temporada pasada, cuando su padre, Paulino, falleció tras una larga batalla por un cáncer cerebral.

"En este momento estoy jugando momento a momento, lanzamiento por lanzamiento, juego por juego'', dijo Martínez. "Si cualquier cosa sale mal, tendré que retirarme del juego, así que quiero disfrutar cada parte pequeña que pueda'', señaló.

Martínez ya no tiene la misma fuerza en su recta. Pero junto a su gran repertorio, aún puede registrar más de 90 millas.

‘‘No soy el que fui. Mi velocidad ha desaparecido y estoy más viejo'', comentó. "Pero soy más sabio; tengo más experiencia y eso complementa mi repertorio'', agregó.

Siendo un hombre muy religioso y apegado a la familia, Martínez cree fuertemente en la lealtad. Tras el Clásico regresó a su casa y pasó mucho tiempo con su madre.

  Comentarios