Béisbol

Juega con un pequeño combinado caribeño

De los 24 jugadores que defienden los colores de la selección nacional en el mundial de béisbol, 15 son nacidos en Venezuela, tres en Cuba, tres en República Dominicana y sólo tres en España. El entrenador, Mauro Mazzotti, es italiano.

En un país en el que el fútbol es el indiscutible rey de los deportes, el béisbol se abre camino a nivel internacional a golpe de nacionalizados.

Por primera vez en su historia, España superó la primera fase del campeonato mundial y en la segunda, que se disputa hasta el domingo en Holanda, España venció por 8-1 a Venezuela, una potencia de esa disciplina.

España perdió el viernes por 9-5 ante Nicaragua y quedó con marca de 1-4 en la segunda ronda.

Remigio Leal es un lanzador de origen cubano. Tiene 45 años y, con su veteranía, se ha convertido en una de las referencias de esta novena con sabor latinoamericano. Casado con una española, Leal llegó en el 1999.

"Entiendo que para la afición es un poco extraño", relató en una entrevista telefónica desde Holanda, donde sigue concentrado. "Pero se está jugando con ganas y sentimiento".

Para Javier Mateu, uno de los técnicos de la Federación Española de Béisbol y Sóftbol, la realidad del equipo es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad española, donde poco menos de la mitad de los 4,5 millones de inmigrantes legales son de origen latinoamericano.

En España, el béisbol es un deporte minoritario. Diez equipos compiten en una liga semiprofesional que se juega durante cinco meses.

Sin embargo, en los últimos años, los conjuntos nacionales han comenzado a pescar talentos fuera de sus fronteras, sobre todo en Venezuela.

"No nos engañemos", explicó Mateu. "La mayoría de extranjeros, salvo algunos por cuestión familiar, vienen aquí (España) por dinero. Ganan más dinero jugando en nuestra liga que no en la liga venezolana".

El equipo de los Marlins de Tenerife, ganador de los cinco últimos títulos de la liga española, es uno de los que más ha explotado esto, aprovechando los lazos de sangre que unen Islas Canarias y Venezuela.

Los padres y los abuelos de algunos de estos jugadores son españoles que emigraron a Venezuela durante la guerra civil y la posterior dictadura de Francisco Franco, y es más fácil tramitar su residencia o ciudadanía.

  Comentarios