Béisbol

Fortunas divididas

EL VENEZOLANO Aníbal Sánchez estuvo soberbio en el box al ponchar a siete bateadores de los Filis.
EL VENEZOLANO Aníbal Sánchez estuvo soberbio en el box al ponchar a siete bateadores de los Filis. The Miami Herald

Por estos días las derrotas tienen más peso que las victorias para los Marlins. Y es que cada revés acerca más a los peces a la elminiación definitiva.

La nave floridana dividió una doble cartelera con los Filis de Filadelfia, que ganaron el primer desafío 9-3 y luego cayeron 3-0 en una importante serie que se lleva a cabo en el Land Shark Stadium.

La victoria, comandada por una sobresaliente actuación del venezolano Aníbal Sánchez, sirvió de poco ya que no movió en nada a los peces, que cuando le restan 10 desafíos afrontan lo que parece una irremontable diferencia tanto en la lucha por el título de la División Este como en el wild card.

La nave dirigida por Fredi González se mantuvo a ocho desafíos de los Filis y también quedó a cinco encuentros de los Rockies de Colorado -sin contar con el partido que disputaban los rocallosos contra los Padres de San Diego- en el muy disputado comodín en el que también están en lucha los Gigantes de San Francisco y los Bravos de Atlanta.

Llegarle a los Rockies pudiera ser más difícil que escalar una montaña de 15,000 metros de altura.

Si los peces ganasen todos los partidos que les quedan concluirían con 91-71, la misma foja con la que terminarían los Rockies si jugasen para un muy regular 6-6. Vale recordar que desde el 4 de junio, Colorado exhibe 65-33, la mejor foja entre todos los clubes de las Grandes Ligas.

Sánchez (3-7) al menos mantuvo la esperanza.

El muchacho cumplió lo que ha sido su mejor actuación en tres años al cosechar ocho tramos en los que permitió apenas dos hits sin carreras, con dos boletos y siete ponches. Fue la primera ocasión desde el 16 de septiembre del 2006 que el derecho lanzó al menos ocho innings.

"Esta vez hizo los ajustes necesarios en forma rápida. Su curva y slider lo ayudaron mucho durante toda la noche'', dijo el catcher Ronny Paulino. "Cuando vi que salió del primer inning sin recibir carreras supe que ya había pasado lo más difícil''.

La ofensiva la suministraron los batazos de largo metraje de Dan Uggla, quien se convirtió en el segundo Marlin en sumar tres temporadas de 30 jonrones -el otro ha sido Miguel Cabrera- y Cody Ross, quien llegó a 23 cuadrangulares, cifra tope en su carrera. Ambas conexiones se produjeron ante el veterano Jamie Moyer, quien nunca antes había perdido en Miami.

Para el primer desafío, González envió al montículo a Josh Johnson, quien pese a ponchar a 10 rivales en cinco episodios se retiró con el juego abajo.

Johnson (15-5) permitió siete imparables y cuatro anotadas.

"Fue una tarde difícil porque hice buenos envíos, pero ellos los conectaron bien'', apuntó el primer serpentinero de los peces.

  Comentarios