Béisbol

Razones para sonreír

LA IMAGEN de los peces celebrando el triunfo del miércoles en la noche por el hit decisivo de Carroll sirve para resumir el espíritu de batalla del equipo floridano.
LA IMAGEN de los peces celebrando el triunfo del miércoles en la noche por el hit decisivo de Carroll sirve para resumir el espíritu de batalla del equipo floridano. Associated Press

Si las matemáticas no se vuelven locas, éste será el último fin de semana de béisbol en el sur de la Florida.

Los Marlins recibirán a los Mets de Nueva York a partir de este viernes en el Land Shark Stadium y aunque la llama de la esperanza para avanzar a la postemporada todavía irradia, su luz es ínfima y está casi por extinguirse.

En el clubhouse, mientras tanto, los miembros de la nave floridana parecen no conocer lo que sucede en la realidad.

Cuando restan nueve desafíos para concluir la temporada regular, los peces están a siete juegos de los Filis de Filadelfia en el Este de la Nacional y se ubican a 4.5 de los Rockies de Colorado en el wild card, en una lucha donde también tiene por delante a los Bravos de Atlanta y Gigantes de San Francisco.

"Necesitamos seguir ganando, y no nos preocupamos por lo demás'', manifestó el mexicano Jorge Cantú.

Quizás el equipo con la nómina más baja de las Grandes Ligas no llegue a octubre, pero al menos esta doctrina que profesa no sólo Cantú sino sus compañeros le ha permitido al club lograr por segundo año consecutivo una temporada ganadora, y su quinta con balance positivo en los últimas siete contiendas.

"Dijeron que no teníamos una buena defensa o un bullpen sólido, pero lo importante es que este es un equipo que jamás se entrega. Tenemos una gran capacidad para recuperarnos'', apuntó el receptor John Baker.

Más allá de los juicios subjetivos, los peces también exhiben estadísticas que respaldan lo que los mismos peloteros saben: este es un buen equipo.

  Rey en ciernes: El 2009 servirá no sólo como consolidación de Hanley Ramírez como una de los mejores peloteros de la Nacional, sino de las Mayores. El dominicano, que promedia .350, va rumbo a convertirse en el primer campeón bate en la historia de la franquicia.

  Póker de fuerza: En el 2008 los cuatro infielders lograron 30 jonrones. Este año todo se encamina a que los peces tendrán, por primera vez en su historia, a cuatro peloteros con al menos 90 fletadas. Ramírez (102), Cantú (91) y Cody Ross (90) ya lo lograron, y se está a la espera de Dan Uggla (84).

  Unico en la historia: Uggla se convirtió en el primer segunda base en los libros de récords con tres campañas consecutivas con 30 jonrones.

  Siempre en base: Los peces exhiben el tercer mejor porcentaje de embasamiento de la Nacional (.340), superando lo del año pasado (.326).

  XMejor defensiva: La nave floridana incurrió en 117 errores el año pasado y para este 2009, donde se habían trazado reducir este número de yerros, la proyección que llevan es de 100.

  Futuro Cy Young: Josh Johnson fue el mejor serpentinero del equipo y lo que exhibió fue talento de Cy Young. Su valor ha aumentado y se rumora que los peces pudieran ofrecerle un contrato multianual.

Todavía hay elementos por mejorar, pero hay una semilla que germina cargada de promesas positivas para el 2010.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios