Béisbol

Los Marlins contemplan un abismo llamado vacaciones

Aníbal Sánchez baja la cabeza tras el cuadrangular de Chipper Jones.
Aníbal Sánchez baja la cabeza tras el cuadrangular de Chipper Jones.

Tal vez hoy Josh Johnson pueda lograr lo que parece difícil para los Marlins: detener el mal momento en su instante más crítico.

Johnson saldrá a lanzar esta noche para intentar detener a unos Bravos de Atlanta que suman siete triunfos seguidos, incluido el del lunes 4-0, ante unos peces que ceden los últimos milímetros de esperanza hacia unos playoffs prácticamente imposibles.

Los Marlins ahora sólo pueden aspirar a un empate por el wild card.

El mejor lanzador de los Marlins no pudo salir a trabajar el domingo debido a problemas de gripe y buscará mejorar la labor del venezolano Aníbal Sánchez, quien cargó con la derrota en el Turner Field.

En honor a la verdad, Sánchez no lo hizo mal y sus principales apuros los pasó en el primer capítulo al permitir dos anotaciones de Atlanta con fielder choice de Brian McCann y batazo de sacrificio de Garret Anderson.

Chipper Jones aumentó la cifra de carreras de los locales al desaparecer una bola en el tercer episodio, pero fuera de eso el serpentinero de los Marlins trabajó de manera digna en el montículo.

Si no tuvo mejor suerte, se debió a la gran faena de Jair Jurrjens, la revelación del pitcheo de los Bravos, que maniató por completo a los visitantes al permitirles sólo cinco hits en siete entradas.

El curazoleño, que es uno de los lanzadores peor respaldados ofensivamente de la Liga Nacional, mejoró su promedio de carreras limpias a 2.61 y sumó su victoria número 14 de la temporada.

"Es una lástima que no lo hayamos respaldado más'', había comentado Jones antes del encuentro. "No sería errado decir que podría tener ahora 18 triunfos y su nombre se mencionaría entre los candidatos al Cy Young''.

Para Jurrjens este fue su cuarto éxito en fila, que contribuye al resurgimiento de los Bravos en la batalla por el comodín de la Liga Nacional. Colorado no jugó anoche y ahora Atlanta se encuentra a dos de los líderes del wild card.

A los muchachos de Bobby Cox les restan seis desafíos.

Los peces, por su parte, han caído a cinco juegos y medio cuando les restan exactamente cinco partidos para finalizar el calendario regular.

Tienen un pie en las vacaciones adelantadas.

Para no dejar lugar a dudas, los Bravos fabricaron una carrera más en el noveno capítulo cuando el relevista puertorriqueño Kiko Calero regaló un boleto con las basescongestionadas.

  Comentarios