Béisbol

Directo a una cita con la historia

HANLEY RAMIREZ.
HANLEY RAMIREZ.

Hanley Ramírez tiene una cita con la historia. El domingo debe convertirse en el primer jugador de los Marlins de Florida en alzarse con una corona de bateo.

Es apenas un hito más en su andadura como pelotero profesional, en un camino que ha regado con hazañas y récords gracias a sus batazos.

"Hanley es uno de los mejores peloteros de las Grandes Ligas. De eso no hay duda'', sostuvo el mánager de los peces, Fredi González durante la última serie del equipo en la temporada en el sur de Florida. "Su talento es innegable''.

Las estadísticas así lo reconocen.

Ramírez mantiene su promedio en .341, un average que seguramente acarrareará para los dos últimos partidos de la campaña, ya que de acuerdo a González lo más probable es que le dé el libre a su estelar pelotero para el primer desafío de la serie que inician los Marlins hoy ante los Filis de Filadelfia.

La principal razón de este descanso no tiene nada que ver con el hecho de preservar su ventaja sobre su más cercano perseguidor en el título por la corona de bateo, sino para darle receso mental, debido al letargo que experimenta el torpedero.

En los últimos siete desafíos apenas promedia para .115 (26-3).

¿Qué tan real es la posibilidad de que termine con el título?

Aunque no se puede decir con 100 por ciento de exactitud que terminará siendo coronado como el mejor bateador del viejo circuito, Ramírez está en una posición sumamente ventajosa.

Albert Pujols es considerado el mejor toletero de las Mayores, pero tendría que tener una racha increíble para poder destronar a su compatriota.

El inicialista de los Cardenales es segundo en promedio con .328 y si conectara en sus últimos tres desafíos 10 imparables en 12 turnos -una media de cuatro viajes al plato por encuentro- su average se elevaría a .339. Si así fuese el caso, a Ramírez le bastaría un par de indiscutibles en ocho turnos para superar a Pujols con .340.

Por lo tanto, nada parece indicar que Ramírez sufra la misma suerte de Miguel Cabrera, quien en el 2006, llegó a mediados del último mes como líder de bateo de la Nacional.

El venezolano al final no pudo contener el avance de Freddy Sánchez, de los Piratas de Pittsburgh, y terminó de segundo en la lucha con apenas .005 por detrás del infielder bucanero.

Ramírez tiene ventaja suficiente. Su encuentro con la historia parece asegurado.

  Comentarios