Béisbol

El mito de las 60 yardas en la pelota

Para muchos jóvenes peloteros el correr las 60 yardas es como un castigo pues creen que el no hacer un buen tiempo pudiera ser eliminado en cualquier demostración. Nada más lejos de la verdad.

Es cierto que hay posiciones en que se necesita que haya un corredor rápido -se les exige a los torpederos, segundas y jardineros centrales- pero a veces la velocidad no es lo que más le importa sino la colocación, un guante seguro y buen brazo.

De todas las posiciones, la que sí debe tener en cuenta la velocidad del pelotero es el jardín central ya que debe cubrir el terreno más largo.

Ejemplos de segundas y torpederos con velocidades de 7.1-7.5 segundos en las 60 yardas hay muchos.

En la pelota cubana el torpedero Rodolfo Puentes no era un corredor de gran velocidad ni tampoco con un brazo sobresaliente y, sin embargo, fue por muchos años el titular de la selección nacional.

Pero su sentido de la colocación era excelente, y no demoraba en sacar la pelota del guante para tirar.

Las 60 yardas son 180 pies, de home a primera hay 90 y por estudios hechos se sabe que una persona puede ser más rápida en pequeños tramos y lenta en otros más largos.

Lo ideal sería que todos fueran rápidos, pero para aquellos algo más lentos, el mundo no se ha acabado.

  Comentarios