Béisbol

Hanley Ramírez no está del todo contento con su corona de bateo

FILADELFIA -- Hanley Ramírez buscaba otro premio, aún cuando terminó el año como el campeón bate de la Liga Nacional.

"No es nada grande, para mí. No estamos en los playoffs. Para eso es que a mí me pagan, para ir a los playoffs", manifestó Ramírez al sitio de internet espndeportes.com, tras capturar el título de bateo del viejo circuito gracias a un promedio de .342.

"Yo sé que mi mamá, mi papá, mi familia, mis compañeros de equipos van a estar contentos por mí, por haber ganado la corona. Pero en mi corazón, me duele que tengo que irme a casa ahora. Nosotros debíamos de estar preparándonos para ir a la postemporada ahora".

Ramírez se convirtió en el cuarto campo corto en la historia del viejo circuito en ganar dicho cetro. Él último torpedero en lograrlo fue Dick Groat en el 1960. Arky Vaughan (1935) y Honus Wagner (1903, 1906-1909, y 1911) fueron los otros en realizar la hazaña.

Alex Rodríguez fue el primer campo corto latino en ganar una corona de bateo. Rodríguez ganó el titulo en la Liga Americana en el 1996, jugando para los Marineros de Seattle.

"Yo no juego para mí", enfatizó Ramírez desde su casillero después de los Marlins perder 7-6, en entradas extras, ante los Filis en Filadelfia el domingo.

Los Marlins terminaron la temporada en la segunda posición de la División Este de la Liga Nacional con marca de 87-75, a cinco juegos y medio de distancia de los Filis.

Ramírez no participó en el último desafío de la temporada de los Marlins, ya que sufrió una contusión en su rodilla derecha en un intentó de robo de base en la primera entrada del partido del día antes.

"Estamos bien, mejor. Un descanso y en unos días me voy a sentir mejor", manifestó el nativo de Samaná, Republica Dominicana, sobre su lesión.

El bateo de Ramírez decayó 19 puntos en sus últimos 17 partidos. Éste tenía promedio de .361 el 13 de septiembre, pero en sus últimos 64 turnos al bate Ramírez sólo bateó 12 imparables. Ramírez, sin embargo, no cree que se cansó al final.

"(Esas) son cosas que pasan. Son 162 juegos. Si yo pudiera batear los 162 juegos, yo batearía .400", expresó el torpedero.

Ramírez jugó en 151 encuentros esta temporada y sumó 24 jonrones, 106 remolques y anotó 101 carreras. A la vez, se mostró satisfecho con su mejoría en la defensa esta temporada.

"Trabajamos mucho desde el 'spring training'. El equipo completo, no sólo yo, el equipo completo tuvo mejor año en defensa", afirmó Ramírez.

Fredi González, el piloto de los Marlins, cree que lo mejor de Ramírez está por venir.

"Todo el mundo sabe que Ramírez ganó el título de bateo en la Liga Nacional. Pero él ha mejorado su defensa. El año pasado hizo 22 errores. Este año sólo tiene 10. Yo espero muchas cosas más de este muchacho en los próximos años", dijo el mentor.

Ramírez rehusó hablar sobre los rumores del posible despido de su dirigente.

"Yo no puedo controlar eso. Son cosas de la oficina (gerencia). Yo lo único que puedo controlar es venir el año que viene y jugar fuerte", acotó.

No obstante, Ramírez expresó su deseo de que González regrese como piloto.

"Él hizo un buen trabajo. Terminó la temporada sobre .500 con muchos muchachos subiendo y bajando a las menores y sufrimos lesiones", concluyó el campo corto, que aclaró que no tiene planes de jugar pelota invernal este año.

  Comentarios