Béisbol

El pesado cubano enfrentará a un rival más difícil e inesperado

Odlanier Solís cuando noqueó a Dominique Alexander el 12 de junio en Miami.
Odlanier Solís cuando noqueó a Dominique Alexander el 12 de junio en Miami.

Odlanier Solís se había preparado mentalmente para enfrentar el boxeo "sucio'' de Fres Oquendo, pero ahora tendrá que maniobrar rápidamente ante la mayor limpieza técnica y la pegada de Monte Barrett.

Solís, que estará en el cartel del sábado en el Madison Square Garden junto a Yuriorkis Gamboa, ya está acostumbrado a este tipo de cambios repentinos de rival, pues en principio el cubano tenía previsto enfrentarse con Kevin Johnson.

Pero Johnson, que esta clasificado sexto en los rankings, escapó de este compromiso al aceptar una oferta para medirse al campeón Vitali Klischtko, lo cual abrió la posibilidad de una pelea con Oquendo.

Supuestamente, el puertorriqueño no pudo sumarse a la cartelera del 10 de octubre en Nueva York debido a problemas legales que le impidieron abandonar su residencia en Illinois.

"Odlanier no tiene inconveniente alguno en enfrentar a cualquier rival'', expresó el abogado Tony González, quien representa los intereses de Arena Box, entidad que promociona al pesado antillano junto con Top Rank. "El está preparado para salir airoso el sábado. El nombre del rival no importa''.

Si Oquendo presentaba una seria amenaza en términos de experiencia y por la cantidad de trucos que suele utilizar encima del ring, Barrett trae otro tipo de boxeo y una carga igual o superior de veteranía al cuadrilátero del Garden.

Y si Oquendo pensaba contar con el apoyo de miles de compatriotas suyos, Barrett también está seguro de contar con el apoyo de la fanaticada neoyorquina, pues nació en Queens y siempre ha dicho que pelear en Nueva York le redobla las energías.

El gigante estadounidense (34-7, 20 K0) ha sido contendor al título mundial en varias ocasiones, pero ha sido detenido en su camino hacia la gloria por Hasim Rahman y Vladimir Valuev.

Un una pelea memorable, Barret perdió ante el menor de los Klitschko, Wladimir.

Para Solís (14-0, 10 KO), clasificado en el puesto número siete, sería un paso de avance derrotar a una figura como Barret, que ha intercambiado golpes con los mejores de la división en los últimos años.

Según Ahmet Oner, presidente de Arena, los Klitschko eligieron a Johnson, porque ‘‘sabían que Solís iba a salir airoso en esa pelea y se convertiría en un contendor ineludible, pero no quieren darle relevancia al cubano''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios