Béisbol

Admite su enfado con Miguel Cabrera

El gerente de los Tigres Dave Dombrowski intimó ayer que se indignó con Miguel Cabrera por la conducta del toletero venezolano que se emborrachó durante el fin de semana cuando Detroit se jugaba el título de su división.

Dombrowski señaló que Cabrera "sabe que cometió un error'' y añadió que se muestra bastante confiado que el primera base entiende de manera perfecta lo que tiene que hacer para lograr superar dichos problemas.

Tras el juego del viernes en la noche, Cabrera presentó una concentración de alcohol en sangre de 0.26, tres veces superior al limite máximo permitido para conducir en el estado de Michigan.

La policía informó que el pelotero se peleó con su esposa al llegar a su casa al amanecer del sábado, provocándole un corte en el rostro. Cabrera tuvo que ser llevado a una estación de policía, a donde Dombrowski fue a buscarlo.

Dombrowski manifestó que se enfadó cuando recibió la llamada para buscar a Cabrera, pero señaló que no es la primera vez que hace algo similar con otros jugadores en sus 20 años ejerciendo la función de gerente general.

Cabrera pidió disculpas a todos sus compañeros por el incidente ocurrido y salió a batear en el partido del pasado sábado sin que fuese su mejor día.

El venezolano falló en cuatro turnos y dejó a seis corredores esperando en las almohadillas para que los Tigres también perdiesen el juego y permitirle a los Mellizos que empataran en el primer lugar de la División Central.

Detroit perdió un juego de desempate ante Minnesota por el banderín de la División Central.

El recio bateador cumplió la segunda temporada de su contrato por ocho años y $152.3 millones.

  Comentarios