Béisbol

Una curita en una herida profunda

YULIESKI GOURRIEL con el uniforme del equipo Cuba durante el primer Clásico Mundial del 2006.
YULIESKI GOURRIEL con el uniforme del equipo Cuba durante el primer Clásico Mundial del 2006. EFE

La Serie Nacional de Béisbol de Cuba comenzó y muchos esperaban soluciones reales para mejorar la calidad de la pelota, afectada por las deserciones de decenas de jugadores y por factores internos. Pero todo quedó igual, al menos en el aspecto cualitativo.

Los cubanos no ganan un torneo internacional de envergadura desde los Juegos Panamericanos del 2007, en Río de Janeiro, Brasil. Perdieron en los Juegos Olímpicos del 2008 frente a Corea del Sur, en las dos últimas Series Mundiales en el 2007 y el 2009, ambas frente a Estados Unidos, y en los dos Clasicos Mundiales, el último de ellos relegados al sexto lugar donde recibieron dos blanqueadas consecutivas ante Japón.

Cuba, que fue de manera simultánea antes de 1961 la segunda potencia a nivel profesional y la primera en el campo amateur, ha visto estancado su deporte nacional en los últimos años.

Y para que el lector comprenda la fragilidad en que se encuentra el béisbol cubano, echemos un viztazo a las famosas medidas anunciadas por la Federación Nacional de ese país.

Higinio Vélez, presidente de la entidad, planteó una serie de normativas para solucionar el problema de la extensión innecesaria de los partidos. Entre ellas, la ampliación de la zona de strike, una reducción al tiempo entre envíos para cada pitcher y la prevención de protestas innecesarias.

La estructura de la campaña será la misma de la anterior, el Juego de las Estrellas está fijado para el tres de enero y el juego final del campeonato el 30 de marzo.

Entre los cambios están los horarios de los partidos al jugar de martes a viernes, en los estadios con luces desde las 7:00 p.m., mientras que los sábados y domingos se hará a las 2:00 p.m.

La excepción está dada en los juegos que trasmita la televisión de martes a viernes, que comenzarán a las 8.00 p.m, mientras en el Latinoamericano, que está en fase de reparación en su iluminación, junto al Cristóbal Labra (Isla de la Juventud) y el capitalino Santiago Mederos, los choques serán a la 1:30 p.m.

La Federación solicitó a los árbitros que apliquen la zona de strike establecida por la regla, y no la restringida que han empleado los oficiales.

Señores, estas son las medidas anunciadas para mejorar el béisbol.

Y después de leerlas, nos preguntamos. ¿Son las que se requieren para elevar al más alto nivel la pelota cubana?

Entre las medidas a tomar para alcanzar un verdadero desarrollo, están las siguientes:

  Crear las condiciones técnicas y organizativas a lo largo y ancho de la nación, mejorar las instalaciones, construir nuevos estadios, abrir gimnasios, impartir enseñanzas audiovisuales, adquirir máquinas para la práctica de bateo y equipos electrónicos modernos para que los peloteros desde la edad escolar y juvenil puedan desarrollar sus habilidades naturales.

  Fogueo constante ante los mejores peloteros profesionales del mundo.

  El regreso de Cuba a las Series de Caribe.

  Permitir que los jugadores desarrollen sus habilidades al más alto nivel en Grandes Ligas sin restricciones económicas, y que puedan regresar a su país y actuar con el equipo nacional en los torneos internacionales.

  Regresar la Serie Selectiva con un máximo de siete equipos para brindar un espectáculo de primer nivel.

  Se puede mantener la Serie Nacional actual.

  Impulsar la Serie de Desarrollo para los peloteros jóvenes.

La respuesta a las necesidades reales están en el marco de estas medidas y de algunas otras que podríamos agregar.

Si no se tocan las raíces de los problemas, el béisbol cubano seguirá tocando fondo con las deserciones de sus peloteros y disminuyendo su calidad con relación a otras etapas de su historia.

Lo que dio a conocer la Federación Nacional de Béisbol es como ponerle una curita a una herida profunda.

¿Está Cuba en condiciones de hacer lo que realmente necesita su béisbol?

La respuesta es no. Al menos, en estos momentos.

  Comentarios