Béisbol

Primer japonés Más Valioso

UN VISITANTE en la tienda Yamada Denki en Tokio observa las imagenes del jugador japonés Hideki Matsui que se convirtió en el héroe del sexto juego de la Serie Mundial que le dio la victoria a los Yankees de Nueva York.
UN VISITANTE en la tienda Yamada Denki en Tokio observa las imagenes del jugador japonés Hideki Matsui que se convirtió en el héroe del sexto juego de la Serie Mundial que le dio la victoria a los Yankees de Nueva York. Associated Press

El japonés Hideki Matsui tiene uno de los hábitos más peculiares al ir hacia la caja de bateo. Nunca hace un swing de práctica antes de recibir el primer lanzamiento.

Pareciera que los estuviese reservando.

Matsui fue un huracán el miércoles por la noche, en camino a imponer una marca de carreras remolcadas con seis en el partido que definió a la Serie Mundial y llevó a los Yankees de Nueva York a derrotar 7-3 a los Filis de Filadelfia.

"Es impresionante'', manifestó Matsui.

Su desempeño permitió ganar el sexto partido y con ello, se llevó el trofeo al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial.

Matsui se convirtió en el primer pelotero nacido en Japón que gana el premio que comenzó a entregarse en 1955. Conectó un jonrón, un doble y un sencillo y con ello coronó una Serie Mundial en la que bateó para promedio de .615 con tres jonrones y ocho carreras impulsadas.

De pie en el podio, Matsui saludó con su gorra con el emblema del campeonato y estrechó la mano del comisionado Bud Selig. Matsui ganó tres títulos en Japón y anhelaba celebrar su primero en el Bronx.

"Creo difícil hacer una comparación. Cuando estaba en Japón, ese era el objetivo máximo. Ya estando aquí, ganar la Serie Mundial, por eso nos esforzamos''.

"Se podría decir que me parece que este es el mejor momento de vida'', señaló.

Su cuadrangular de dos anotaciones ante el dominicano Pedro Martínez en la segunda entrada dio a los Yankees la ventaja definitiva. Apodado "Godzila'' en su país, Matsui envió su batazo por encima del muro del jardín derecho y estrelló la pelota contra un anuncio del segundo piso.

Curiosamente es un anuncio de la empresa japonesa Komatsu, que fabrica equipos de minería y construcción mostrando caracteres japoneses.

Matsui agregó un hit de dos carreras en la tercera entrada y un doblete de dos más en la quinta.

Los fanáticos alabaron su hazaña, que igualó una marca de impulsadas que tenía Bobby Richarson desde 1960 en un juego de Serie Mundial.

Matsui se llevó una ovación de pie y los gritos pidiendo el trofeo del más valioso para él.

Limitado a ser el bateador designado o emergente por molestias en la rodilla, Matsui necesitó 13 turnos para ganar el galardón y empatar con Rick Dempsey de Baltimore en 1983 como el más valioso con menos viajes al plato.

"Desde que lo conozco ha sido un jugador que prende ofensivas'', indicó el mánager de los Yankees, Joe Girardi.

  Comentarios