Béisbol

Crónica de una ruptura anunciada

AROLDIS CHAPMAN trabajó contra Japón en el II Clásico Mundial de Béisbol en marzo de este año.
AROLDIS CHAPMAN trabajó contra Japón en el II Clásico Mundial de Béisbol en marzo de este año. Getty Images

Ahora que Aroldis Chapman decidió cambiar de agente, muchos expertos consideran que sus nuevos representantes tienen una primera tarea por delante: reedificar su imagen en un inteligente esfuerzo de relaciones públicas.

Su anterior empresa promotora, Athletes Premier International, dio pasos importantes en su ruta hacia el béisbol profesional y Chapman tendría que agradecerles por ello toda la vida, pero no siempre la imagen que se proyectó del holguinero fue la más favorable.

Varias veces quedó en evidencia que el muchacho, de sólo 21 años, no había sido aconsejado sobre la mejor manera de mostrarse ante los medios de comunicación y los equipos tomaron nota de ello.

Una de las primeras imágenes de Chapman proveniente de España lo enseñaba en camiseta y con una gran cadena de oro en el pecho y luego manifestó en una entrevista su deseo de tener un "lamborghini'' en una entrevista.

Finalmente, varias fotos vieron la luz en el sitio Facebook donde se podía observar a un Chapman en pleno disfrute de la vida nocturna durante su estancia en Boston, lo cual se diseminó rápidamente por toda la internet.

"De verdad, no sé qué estaban pensando la gente de API al no prever todo esto'', manifestó un conocido agente de peloteros cubanos. "Uno quiere mostrar a su cliente de la manera más profesional posible. Los equipos miden el aspecto físico, pero también el emocional, el humano. Cuando se está en trámites de hacer una inversión millonaria, los equipos lo sopesan todo y con lupa''.

"Y quiero dejar algo en claro'', enfatizó el agente. "Aroldis no tiene una pulgada de culpa. Yo también tuve 20 años. Tengo la convicción de que es un buen muchacho y este país es muy complicado para un joven cubano con un mundo de talento. Los Hendricks sí saben lo que hacen y Aroldis verá el cambio''.

Lo cierto es que a partir de la aparición en la red de las fotos de Chapman en una especie de club el 30 de octubre, comenzaron a aparecer más reportes de prensa que hacían hincapié en la supuesta "falta de madurez'' del holguinero y en el "alto riesgo'' de un compromiso millonario y a largo plazo con un pitcher que carecía de cierto pulimento para impactar de inmediato en las Grandes Ligas.

Esto supuso un cambio total de la covertura llena de elogios a borbotones que podían leerse en los días iniciales de su deserción en Holanda a principios de julio.

"Esto es música para el oído de los clubes de las Mayores, que se aprovechan de cualquier cosa para intentar bajar el precio de los prospectos y negociar contratos más favorables para ellos'', apuntó una fuente del béisbol. "Aroldis sigue siendo un talento de primer nivel, pero yo dudo de que vaya a ganar los $60 millones que tanto se pregonaron desde un principio''.

Aunque no se ha podido confirmar, varias fuentes indicaron que Chapman sí habría actuado en un try out para los scouts de Boston y que este equipo habría hecho una oferta entre los $15 y los $20 millones, en el rango de lo obtenido por el número uno del draft, el derecho Stephen Strasburg.

"En este momento no puedo ni confirmar ni negar eso'', respondió sobre ese punto Kevin Sniffen, vocero de API, que tampoco reveló si la compañía iniciaría algún proceso contra el pitcher.

Presidida por el agente Edwin Mejía, API emitió un comunicado en el que reconocen sentirse sorprendidos y desilusionados "de que Aroldis haya decidido cambiar de agentes. La agencia (API) ha invertido mucho tiempo y esfuerzo para ayudarlo a él a alcanzar su meta de convertirse en un lanzador de Grandes Ligas y no nos dio ninguna indicación de que estaba infeliz con nuestros consejos o con la manera que fue tratado. Hablaremos más sobre este asunto en una fecha próxima, pero mientras tanto le deseamos a Aroldis suerte en sus empresas futuras''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios