Béisbol

Gran expectativa con Ordóñez

MAGGLIO ORDONEZ festeja después de disparar un cuadrangular el 21 de agosto del 2007 ante Cleveland.
MAGGLIO ORDONEZ festeja después de disparar un cuadrangular el 21 de agosto del 2007 ante Cleveland. MCT

El mánager de los Tigres, Jim Leyland, usualmente no hace predicciones sobre estadísticas. Prefiere no crear ese tipo de expectativas para sus jugadores ya que ellos suelen crearlas por ellos mismos.

No obstante, en el caso del venezolano Magglio Ordóñez, las expectativas de Leyland significan mucho. Un año después de que Ordóñez pasó por la temporada más difícil de su carrera, Leyland espera mucho más de él. De hecho, la suerte de los Tigres en el 2010 quizás dependa de su repunte.

"Creo que estará completamente bien. En verdad lo creo'', dijo Leyland durante las Reuniones Invernales en Indianápolis. "Ya he dicho que impulsará por lo menos 90 carreras y así lo creo''.

Tomando en cuenta que Ordóñez impulsó 50 carreras la temporada pasada, esa no es una predicción ligera. Pero tampoco es una cifra exorbitante, ya que en las últimas ocho campañas en las cuales ha jugado en un mínimo de 85 compromisos, Ordóñez no ha producido menos de 99 carreras,

Hace poco, la estadística que más salía a relucir era la opción de contrato de Ordóñez para el 2010 valorada en $18 millones, que sería activada si tenía suficientes turnos al bate.

Aunque el salario de Ordóñez no será el más alto del equipo el próximo año, no deja de ser una inquietud un equipo que tiene que preocuparse por su nómina. Pero para que los Tigres puedan competir en la División Central de la Liga Americana sin Curtis Granderson y sin el dominicano Plácido Polanco, Ordóñez tiene que destacarse con el bate.

Si el despliegue que montó Ordóñez en la segunda mitad refleja su verdadera forma más que sus dificultades en la primera mitad, el impacto será considerable.

Así lo cree Leyland. Por más que los Tigres examinaron lo que estaba haciendo Ordóñez, no podían controlar lo que estaba pasando en su vida, algo que Leyland eventualmente comprendió.

"Entre más lo pienso, creo que se puede decir que tuvo un mal comienzo'', dijo Leyland. "Arrancó tarde con el Clásico Mundial de Béisbol. Casi no pudo practicar en los entrenamientos''.

Esos sólo fueron algunos de sus problemas. Su apoyo al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante las elecciones del pasado invierno desataron una oleada de críticas que tornaron el Clásico en una tarima política.

‘‘Su esposa (Dagly) tuvo cáncer'', dijo Leyland. "Creo que eso lo afectó. Entró en una mala racha y tenía muchas cosas en su mente. Afortunadamente, las cosas le fueron bien a su esposa (fue operada con éxito en mayo). Está bien. Creo que eso le quitó un peso de encima''.

  Comentarios