Béisbol

Los Rockies van por el paso decisivo

EL TORPEDERO de los Rockies de Colorado Troy Tulowitski (der.) salta por encima del corredor de Seattle Milton Bradley en partido de entrenamiento el 14 de marzo.
EL TORPEDERO de los Rockies de Colorado Troy Tulowitski (der.) salta por encima del corredor de Seattle Milton Bradley en partido de entrenamiento el 14 de marzo. Associated Press

La vez anterior que los Rockies de Colorado se colaron en la postemporada el resultado no fue grato al año siguiente, así que ahora intentarán aprender de la lección para aprovechar el impulso.

En el 2009, por segunda ocasión en tres años, Colorado logró avanzar a los playoffs y cosechó una cifra récord de victorias para la franquicia con 92.

Los Rockies tienen la mente puesta en volver a jugar en octubre. También desean entrar a la postemporada como wild card. Lo que quieren es atrapar su primer título en la División Oeste.

"Creemos que si alcanzamos la Serie Mundial, la vamos a ganar'', dijo el tercera base Ian Stewart.

De momento se tienen que cuidar de que no se repita la experiencia del 2008. Tras haber sido barridos por Boston en la Serie Mundial del 2007, los Rockies perdieron 88 juegos al año siguiente y un mal comienzo en el 2009 le costó el puesto a su mánager Clint Hurdle.

Luego que Jim Tracy tomó las riendas el 29 de mayo, el equipo reaccionó con marca de 74-42 para salvar el año.

Poco o nada se hizo durante el receso en cuanto a grandes adquisiciones. Más que nada reforzaron la banca con Melvin Mora y vieron partir al abridor Jason Marquis, al tercera base Garrett Atkins y al receptor Yorvit Torrealba.

Aquí es donde entra en juego la filosofía de los Rockies y su gerente Dan O'Dowd de mantener bajo control el costo de la nómina, que oscila en los $75 millones.

El caso de Matt Holliday, el jardinero que en el 2007 fue segundo en la votación al Más Valioso, fue aún más explícito.

Luego que rechazó una oferta para renovar por cuatro años y $80 millones, Colorado lo transfirió a Oakland en un canje que fue un magnífico negocio al obtener a Huston Street y Carlos González.

Street se anotó 35 rescates como cerrador, mientras que el venezolano González fue la bujía en el repunte que tuvieron para clasificarse a los playoffs.

Lo otro que ha cambiado drásticamente en la altura de Denver es que dejaron de ser un equipo que dependía de su bateo en el estadio Coors Field.

El pitcheo es ahora el arma principal, lo que se evidencia en el hecho de que en las cuatro últimas temporadas han logrado los mejores promedios de efectividad en la historia de la franquicia.

Su rotación abridora tiene como líder a Ubaldo Jiménez, quien registró foja de 15-12 en 33 aperturas. Lo del derecho dominicano fue enorme al tejer una racha de 25 aperturas seguidas en las que cubrió por lo menos seis entradas.

Aaron Cook (11-6) con su bola de sinker, el zurdo mexicano Jorge De La Rosa (16-9) y Jason Hammel (10-8) le dan forma al resto de la rotación.

La gran expectativa es el retorno de Jeff Francis, quien fue el as con sus 17 victorias en 2007.

El bullpen es otro fuerte, aunque esta primavera ha sido golpeado por los problemas físicos de Street y el preparador Rafael Betancourt.

Street está casi descartado para iniciar la campaña por una dolencia en el hombro y se vislumbra que entre el venezolano Franklin Morales y el panameño Manny Corpas saldrá un reemplazo.

En cuanto a la ofensiva, el torpedero Troy Tulowitzki es el amo y señor tras una campaña con promedio de .297, 32 jonrones, 20 robos y .377 en embasado como cuarto al bate.

Pero Tulowitzki no es la única figura destacada del cuadro que completan el primera base Todd Helton, el camarero Clint Barmes y el antesalista Stewart.

Pese a que ya tiene 36 años, Helton sigue siendo un bate productivo con 86 remolcadas y .416 de embasado. El equipo lo acaba de atar por una par de campañas adicionales.

Aunque cada uno rebasó la barrera de los 20 jonrones, Barmes exhibió un magro promedio de embasado (.294) y Stewart no rindió ante pitchers zurdos (.178). El venezolano Mora podría ver más acción de lo esperado si ambos no levantan.

La juventud reina en los jardines con González y Dexter Fowler, quienes no pasan de los 25 años. Los dos primeros a la ofensiva son jugadores veloces en las bases y ágiles para fildear en un estadio con amplias dimensiones.

González fue la revelación tras subir en junio y tuvo promedio de .320 en la segunda mitad.

Fowler, encargado del bosque central, se robó 27 bases. Brad Hawpe, en el derecho, ha sido una de las piezas consistentes en los últimos cuatros años.

La receptoría estará cubierta por Chris Iannetta y el dominicano Miguel Olivo.

  Comentarios