Béisbol

El as estelar es el gran problema

MANNY RAMIREZ pega un jonrón de dos carreras frente a los Filis de Filadelfia, el 15 de octubre del 2009. El dominicano es el pilar ofensivo del equipo de los Dodgers.
MANNY RAMIREZ pega un jonrón de dos carreras frente a los Filis de Filadelfia, el 15 de octubre del 2009. El dominicano es el pilar ofensivo del equipo de los Dodgers. Getty Images

Se supone que de los fracasos se aprenden lecciones para corregir el rumbo.

Al parecer, los Dodgers de Los Angeles no se han dado por enterados.

Cuando los Dodgers sucumbieron en la serie de campeonato de la Liga Nacional ante los Filis, el gran factor que inclinó la balanza a favor de Filadelfia fue que el equipo no tenía un auténtico as en su rotación abridora.

No se está menospreciando a Clayton Kershwaw y Chad Billingsley, pues ambos tienen el talento para avanzar. Pero no lo fueron el año pasado y quizás tampoco lo estarán en el 2010.

Los Dodgers podrán contar con Manny Ramírez, Matt Kemp y Andre Ethier en la parte medular de su orden ofensivo, pero la falta de ese pitcher "número uno'' se perfila nuevamente como el obstáculo para acceder a la Serie Mundial.

Inclusive se puede argumentar que ni siquiera son los favoritos para repetir como campeones del Oeste de la Nacional, donde los Rockies de Colorado lucen bastante fuertes.

La tarea era conseguir esa clase de lanzador, pero decidieron dejar ir a Randy Wolf y Jon Garland sin nada a cambio.

Tampoco se ha aclarado cuál será el futuro del piloto Joe Torre, en el último año de contrato.

Así las cosas, toda la responsabilidad del pitcheo abridor recaerá en Kershaw y Billingsley.

Kershaw es un zurdo de 22 años que encabezó al equipo con su efectividad de 2.79 y sus 185 ponches, pero su récord en las Mayores es un modesto 13-13. El derecho Billingsley arrancó a todo vapor, pero tras ser seleccionado al Juego de Estrellas se desinfló en la segunda mitad con efectividad de 5.20 y foja de 3-7.

Tras ellos estarán Hiroki Kuroda, el nicaragüense Vicente Padilla y alguien con apellido Ortiz (Ramón o Russ).

Kuroda sufrió tres lesiones el año pasado y se perdió 11 salidas, mientras que Padilla destacó al llegar en agosto tras desvincularse de Texas. ¿Cuál será el verdadero Padilla? ¿El de la efectividad de 4.92 con Texas o el de 3.20 con Los Angeles?

En lo que sín andan bien es en el bullpen, con Jonathan Broxton (36 rescates, 2.61 efectividad) es el cerrador. El resto incluye a George Sherrill (1.70), el dominicano Ramón Troncoso (2.72) y el venezolano Ron Belisario (2.04).

El cuadro interior es talentoso, pero con la excepción del primera base James Loney no infunde mucho temor con los bates.

Rafael Furcal sigue como campocorto y primero al bate, aunque en los últimos dos años su aporte ha sido mínimo. El dominicano registró promedio de .269 con 12 robos y un .335 de embasado.

Casey Blake (18 jonrones y 79 producidas) sigue en tercera base y el catcher Russell Martin viene de un año en el que retrocedió con el madero.

En los jardines es donde se concentra la fortaleza y ahí el dominicano Ramírez es el mandamás.

Próximo a cumplir 38 años, Ramírez afronta una temporada vital para su futuro por ser la última de su contrato con Los Angeles, es decir se juega demostrar que puede aspirar a pactos jugosos.

También tratará de sepultar el recuerdo de la suspensión de 50 juegos que purgó por uso de drogas. Había comenzado la campaña con .348 de promedio y seis jonrones en 27 juegos hasta que se supo el positivo y al retornar nunca carburó como el Ramírez de siempre al terminar con 19 cuadrangulares y 63 remolcadas.

Los otros son el derecho Ethier (31 jonrones y 60 impulsadas) y Kemp (26 y 101), quienes tuvieron sus mejores temporadas.

Sin un as en la rotación, los Dodgers se complican

  Comentarios