Béisbol

El zurdo Nate Robertson trae experiencia y les sale barato a los peces

Nate Robertson.
Nate Robertson.

De manera indirecta, Nate Robertson ayudó a los Marlins en su exitosa campaña del 2003 y ahora podría ser otra pieza valiosa para los peces en la temporada que está a punto de comenzar.

Esta vez, sin embargo, espera ser efectivo de una forma más directa.

Robertson era esperado este miércoles en Júpiter, cuartel de primavera del club, para vestir el uniforme como el lanzador que cerrará una rotación, donde ya están seguros Josh Johnson, Ricky Nolasco, Aníbal Sánchez y Chris Volstad.

A diferencia de estos últimos cuatro, Robertson trae una perspectiva diferente.

"El es un zurdo, que es algo que no teníamos en la rotación'', expresó al sitio de internet del equipo el vicepresidente de operaciones de béisbol, Larry Beinfest. "Desde que comenzamos las negociaciones [con Detroit] sabíamos que él estaría entre los cinco abridores''.

El renacimiento de Dontrelle Willis y la buena primavera de Jeremy Bonderman dejaron sin cupo en la rotación de los Tigres a Robertson, un hombre que ha vivido asediado por lesiones en los últimos años.

Otros dos elementos hicieron posible este canje: los peces enviaron al prospecto Jay Voss a Detroit y los Tigres asumieron $9.6 millones de los $10 millones que ganará Robertson esta campaña.

Los Marlins habían iniciado la pretemporada con Andruw Miller y Sean West -ambos zurdos- en la batalla por los puestos finales de la rotación, pero estos fueron enviados a las Ligas Menores.

Se espera que el Holandés Rick VandenHurk, otro de los que lucha por hacer el equipo grande, también inicie la contienda en el sistema de granja.

Esta es la segunda etapa de Robertson con los peces, que eligieron al zurdo en la cuarta ronda del draft de 1999 antes de canjerlo en el 2003 a los Tigres por otro lanzador de la mano equivocada, Mark Redman.

Eventualmente, Redman ayudó a los Marlins a ganar la Serie Mundial del 2003 con balance de 14-9 y 3.59 de promedio de carreras limpias en 29 aperturas durante esa mágica temporada.

De 32 años, Robertson trabajó en 28 juegos en el 2009 con marca de 2-3 y 5.44 de efectividad. En seis actuaciones esta primavera para los Tigres, mostraba foja de 2-1 y 3.66 de ERA con 19 ponches en 19.2 entradas.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios