Béisbol

Hace historia a batazo limpio

EL MEXICANO Jorge Cantú (#3) es felicitado por Dan Uggla tras pegar un jonrón.
EL MEXICANO Jorge Cantú (#3) es felicitado por Dan Uggla tras pegar un jonrón. El Nuevo Herald

Jorge Cantú admitió que en el país donde creció, México, no se conoce tanto a los peloteros. Quizás el antesalista de los Marlins de Florida pueda cambiar esa realidad.

El toletero derecho talló anoche su nombre en la historia al convertirse en el primer jugador en los anales de las Grandes Ligas en cosechar al menos un hit y una remolcada en los primeros nueve juegos de una temporada en el Sun Life Stadium en el partido que ganaron los peces 5-3 sobre los Rojos de Cincinnati ante 14,390 aficionados.

Cantú se coló en el libro de récords con un cuadrangular en el quinto inning ante el abridor Homer Bailey, dejando atrás la marca que había establecido en 1921 George ‘‘Highpockets'' Kelly, un inmortal que llegó a Cooperstown por la vía del comité de veteranos.

"Esta es una de las cosas más grandes que he hecho en las Grandes Ligas. Es un verdadero honor y estoy muy orgulloso de ello'', manifestó Cantú.

El jugador nacido en Texas no sólo ha iniciado esta temporada con el bate en plena combustión. El año pasado también lo finalizó de igual forma, y tomando en cuenta el 2009, la racha de partidos con al menos un hit y una remolcada se extendió a 13, la más larga en la historia de la franquicia y la más duradera en la Nacional desde que Mike Piazza cosechó una seguidilla de 15 entre el 14 de junio y el 2 de julio del 2000.

"Ojalá pueda seguir no sólo por él, sino también porque ayuda al equipo'', manifestó el mánager Fredi González.

El histórico Cantú no fue, sin embargo, el único padre de la muy necesitada victoria para los peces, que venían de dos derrotas desmoralizantes.

También surgió el recién habilitado Brett Carroll, quien se quedó a un triple de convertirse en el primer pelotero en haber vestido el uniforme floridano en batear la escalera o el ciclo.

En su primer juego de este año, el jardinero estuvo involucrado en tres de los cinco innings en los que los peces pisaron el plato.

El montículo también arrancó sonrisas en el barco floridano con un Chris Volstad, sólido y que estuvo a punto de convertirse en el primer pitcher del equipo este año en completar siete entradas. Un jonrón con dos outs en el octavo se lo impidió.

"Volstad hizo un gran trabajo. Muy buena actuación con la excepción de un par de pelotas, pero en línea general lo hizo muy bien'', consideró González.

El derecho trabajó 6.2 tramos en los que permitió cinco hits, con tres anotaciones, cuatro boletos y cinco ponches.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios