Béisbol

Falla el pitcheo de segunda línea

CAMERON MAYBIN se desliza quieto en la goma impulsado por un hit del dominicano Hanley Ramírez.
CAMERON MAYBIN se desliza quieto en la goma impulsado por un hit del dominicano Hanley Ramírez. Associated Press

Una vez más, el bullpen de los Marlins de la Florida demostró que todavía le falta mucho para ganarse el adjetivo deconfiable.

Los Astros de Houston aprovecharon las grietas del pitcheo de segunda línea de los peces para venir de abajo y derrotarlos 7-5 en el primer choque de una serie de tres.

Chris Volstad trabajó de manera aceptable durante seis entradas y cuando abandonó la lomita dejaba el choque 4-3 a favor de su equipo, que llegó a Texas con el agradable sentimiento de haber vencido en la serie previa a los Filis de Filadelfia.

Volstad hizo todo lo posible por seguir los pasos de Ricky Nolasco y Nate Robertson, y aunque no estuvo hermético, al menos hizo lo suficiente para darle a su equipo un triunfo.

Pero en el séptimo tramo, el mánager Fredi González decidió poner la bola en manos de Tim Wood y el relevista no sólo dejó escapar la ventaja en ese episodio, sino que permitió tres anotaciones más en el octavo que acabaron con los sueños de triunfo de los Marlins.

En el octavo, Wood admitió un cuadrangular al bateador emergente Jason Michaels con un hombre en circulación antes de que el japonés Kaz Matsui empatara el ncuentro con un toque de sacrificio.

Los peces fueron los primeros en anotar cuando pisaron la goma en par de ocasiones en el capítulo inicial sobre los envíos del derecho Brett Myers.

El dominicano Hanley Ramírez disparó un metrallazo al jardín izquierdo que remolcó para el plato a Cameron Maybien antes de que el mexicano Jorge Cantú dirigiera una pelota a lo corto de esa misma pradera trayendo a Chris Coghlan.

Los Astros descontaron en la parte baja del primero cuando Michael Bourn aprovechó una conexión de Lance Berkman por primera para colarse en la goma, pero los Marlins respondieron en el segundo con una impulsada de Coghlan, quien parece haber dejado atrás el mal momento del comienzo.

Como si fuera una pelea cuerpo a cuerpo, Houston ripostó de nuevo en la parte baja de la entrada con sencillo impulsor de J.R. Towles, pero Volstad se compuso en el box y no permitió libertades en las tres entradas siguientes, hasta que en el sexto otro batazo de Berkman recortó distancia para los locales.

Los floridanos apelaron al bate de Cantú, quien en el sexto pegó su cuarto jonrón del año y llegó a 18 impulsadas.

El antesalista mexicano mantuvo viva una racha de 18 partidos bateando al menos un hit.

Brandon Lyon (1-1) lanzó un octavo perfecto para llevarse el triunfo.

  Comentarios