Béisbol

Chaparrón de palos de los Marlins a los Padres

JOSH JOHNSON en pleno trabajo en el triunfo de los Marlins sobre los Padres, el lunes 26 de abril del 2010 en el Sun Life Stadium en Miami.
JOSH JOHNSON en pleno trabajo en el triunfo de los Marlins sobre los Padres, el lunes 26 de abril del 2010 en el Sun Life Stadium en Miami. El Nuevo Herald

El sur de Florida fue impactado por la lluvia este lunes en toda la mañana.

En la noche, el chaparrón cayó en el Sun Life Stadium y lo recibieron específicamente los Padres de San Diego, víctimas no sólo una inundación de rectas de Josh Johnson, sino también de 12 truenos que emanaron de los bates floridanos.

Johnson realizó su mejor salida de la temporada, y además contribuyó con su propia causa al conectar tres inatrapables y remolcar igual número de rayitas, en la victoria más cómoda del año para los Marlins de Florida que vencieron 10-1 al conjunto californiano ante una asistencia anunciada de 10,924 aficionados en el primero de una serie de tres desafíos.

El derecho, que no había pasado de seis innings en ninguna de sus cuatro salidas del año, efectuó una de esas aperturas que le ha hecho ganar la fama de ser uno de los lanzadores jóvenes más prometedores.

En el cuarto juego completo de su carrera -y el primero desde el 14 de junio del año pasado en Toronto- Johnson espació tres hits, con una rayita permitida y abanicó a 12, estableciendo una nueva personal de ponches en un partido.

"No me había sentido así en ninguna apertura de este año. Esta fue mi mejor salida, sobre todo, gracias al hecho de que estuve atacando todo el tiempo la zona de strike'', apuntó Johnson, quien se apuntó su segundo triunfo del año.

Tanto control tuvo el número uno de la rotación floridana que colocó el 70 por ciento de sus pitcheos en la zona de strike, en comparació al 62 por ciento que tenía en la joven campaña.

"Lo más importante no sólo fue su control, sino su tendencia a que su primer pitcheo fuera bueno'', analizó el mánager Fredi González. En ese sentido, Johnson le abrió con strike al 65 por ciento de los rivales, un número muy superior al de 54.2 con el que inició el encuentro.

Pero Johnson no sólo se contentó con tapiar a la ofensiva visitante. Con el madero también arruinó toda esperanza de los Padres al conectar él solo la misma cantidad de inatrapables que disparó San Diego en toda la noche.

"La verdad es que eso fue un bono. Realmente me contenté con su trabajo en el montículo'', enfatizó González.

Johnson, el cuartopitcher en la historia de la franquicia que dispara tres hits en un juego -también lo hicieron Terry Mathews, Chris Hammond y Dontrelle Willis-, acompañó a ocho de los nueves titulares de los floridanos que conectaron al menos un inatrapable la noche del lunes.

Hanley Ramírez y Dan Uggla proveyeron el poder al conectar sendos cuadrangulares ante el abridor Matt Latos, para que los peces se pusieran arriba 9-0 ya en el cuarto episodio.

  Comentarios