Béisbol

El mismo drama, otro resultado

HANLEY RAMIREZ se desliza en la goma para anotar con un batazo de sacrificio de Gaby Sánchez.
HANLEY RAMIREZ se desliza en la goma para anotar con un batazo de sacrificio de Gaby Sánchez. Getty Images

Alex Sanabia bajó a las Menores convertido en un pitcher y regresó a las Grandes Ligas convertido en otro.

El novato disfrutó de su segunda apertura sólida y contó con el respaldo ofensivo de Hanley Ramírez para guiar a los Marlins a un triunfo 5-4 sobre los Mets de Nueva York, que rompió una racha de cinco derrotas como visitantes de los floridanos en el City Field.

Los de la Gran Manzana estuvieron a punto de volver a dejar al campo a los peces cuando llenaron las bases con dos outs en el noveno, pero esta vez el dominicano Leo Núñez dominó a su compatriota José Reyes para poner fin a la amenaza.

Recién llegado de Triple A, Sanabia procedió a derrotar a los Piratas de Pittsburgh el jueves pasado, aprovechando que el zurdo Sean West fue colocado en la lista de jugadores inhabilitados.

Pero si continúa lanzando así, las Menores serán sólo un recuerdo para Sanabia.

El muchacho, de sólo 22 primaveras y que apenas entraba en los planes del equipo a principios de temporada, trabajó 6.1 entradas en las que permitió tres carreras, pero sólo cuatro imparables. Regaló un boleto y ponchó a un bateador.

Para su suerte, los peces lo apoyaron a la ofensiva y marcaron anotaciones solitarias en los tres primeros capítulos. Gaby Sánchez remolcó una con elevado de sacrificio en el mismo ininnig del innicio y repitió la dósis en el tercero con un batazo de idéntico resultado.

Un poco antes, en el segundo, Cameron Maybin había traído para el plato al veterano Wes Helms con un sencillo.

Los Marlins no hicieron nada en la cuarta y quinta entradas ante el abridor de los Mets, Pat Misch, pero volvieron a la carga en el sexto, cuando Brett Hayes impulsó la cuarta con doble.

Un episodio más tarde, el dominicano Ramírez, remolcó la quinta de los peces con metrallazo. El torpedero -que salió con el pelo casi anaranjado- fue bajado del primer al tercer puesto en la alineación y respondió con cuatro hits en cinco turnos.

"Tuve paciencia en la caja de bateo y se vieron los resultados'', expresó Ramírez. ‘‘Lo mío es tratar de ayudar como sea posible al equipo''.

El primer puesto fue ocupado por Maybin.

Otro que estuvo muy bien al bate fue Logan Morrison, quien pegó tres imparables y anotó dos.

Sanabia no había experimentado problemas serios hasta el comienzo del séptimo capítulo, pues la única carrera de los Mets hasta ese momento se había producido en el segundo por error de la defensa.

Antes del séptimo sólo había permitodo dos hits.

Pero el novato dio muestras de cansancio que aprovecharon los Mets para marcar dos y el mánager, Edwin Rodríguez, decidió sacarlo.

Los neoyorquinos se acercaron peligrosamente en el noveno gracias a cuadrangular de David Wrigh y luego llenaron las bases, pero por suerte esta vez la amenaza no pasó de eso.

  Comentarios