Béisbol

Una estadía más larga

Edwin Rodríguez se ríe cuando le mencionan lo efímera que fue su carrera como pelotero en las Grandes Ligas: exactamente 22 turnos al bate y 10 juegos dispersos en cuatro años.

"Me dicen que fui sólo fue a tomar una taza de café en Grandes Ligas y todo eso'', dijo Rodríguez, quien la semana pasada cumplió su segundo mes como mánager de los Marlins de Florida.

Rodríguez hizo historia cuando el 23 de junio tomó las riendas del equipo, el primer piloto de Puerto Rico en las Mayores.

Se puede decir que Rodríguez estuvo en el lugar y momento adecuado.

El despido de Fredi González, su antecesor en el puesto, se produjo apenas días antes de que los Marlins jugasen una serie de temporada regular contra los Mets de Nueva York en Puerto Rico.

Todo indicaba que el club iba a designar a Bobby Valentine, pero las negociaciones fracasaron y Rodríguez recibió el aval para dirigir hasta el final de la campaña.

"El que te dijera que esto lo veía venir obviamente está mintiendo'', dijo Rodríguez. ‘‘Honestamente, ni yo mismo veía venir esto. Ser nombrado dirigente de Grandes Ligas y la misma semana ir a dirigir en Puerto Rico, es un libreto que sólo Dios pudo haberlo escrito''.

Los dos meses han sido movidos. Florida se desprendió de dos titulares, el tercera base Jorge Cantú y el jardinero central Cody Ross, para reducir salarios en su nómina. El jardinero izquierdo Chris Coghlan quedó fuera por lesión y el receptor Ronny Paulino fue suspendido al dar positivo por consumo de sustancias prohibidas.

De todas formas, los Marlins se han desempeñado mejor con Rodríguez (31-26) que con el cubano González (34-36).

Rodríguez se ilusiona con la idea de seguir al frente, que lo que pueda mostrar en el mes y medio restante de temporada convencerá a los Marlins de que es el mánager ideal para el 2011.

"El desempeño que he tenido estos meses podría ayudarme a que ellos tomen una decisión a mi favor para el año que viene'', indicó.

Esa es la forma práctica que ha caracterizado la trayectoria de Rodríguez, quien se considera un profesional que siempre ha superado las expectativas.

"La forma que yo lo veo es yo no estaba supuesto a ser pelotero'', afirmó.

Rodríguez firmó su primer contrato en 1980 con los Yankees de Nueva York. Tenía 20 años -una edad que él mismo admite a los jugadores latinoamericanos ya se les considera como "descartes''- y estaba en el segundo año de la carrera de ingeniería civil.

Pero perseveró y, aunque fueron 22 turnos, Rodríguez alcanzó las Grandes Ligas cuando una lesión del entonces segunda base Willie Randolph le permitió ser subido por los Yankees.

  Comentarios