Béisbol

Velocidad superior

AROLDIS CHAPMAN
AROLDIS CHAPMAN

La alarma estaba sonando en el Great American Ball Park cuando el zurdo Aroldis Chapman salió del dugout y entró por primera vez en un terreno de las Grandes Ligas.

No, no había lanzado una de sus bolas rápidas. Era sólo una falsa alarma.

Por esta vez.

El cubano se había sumado a los Rojos de Cincinnati antes de su juego del martes contra Milwakee y todo el mundo estaba ansioso por ver cómo su famosa bola rápida - la que llegó a 105 millas por hora en las Menores - se desempeñaba en las Mayores. ¿Brillará?

Los que la han visto, no lo dudan.

"No hay muchos como él, si hay alguno'', comentó el lanzador Sam LeCure, que fue compañero suyo en el Louisville Bats de Triple A.

Y, tras una pausa, añadió. "No hay ninguno''.

El lanzador de 22 años que abandonó una escuadra de Cuba hace sólo 13 meses llegó el martes a la gran carpa, en el medio de una competencia por los playoffs. Los Rojos habían ganado 12 de sus últimos 16 juegos, logrando una ventaja de seis juegos sobre los Cardenales del San Luis en la División Central.

Ya están hablando de juegos de playoffs en Cincinnati. Y el nombre de Chapman es parte de la conversación. Los Rojos confían en que pueda controlar la presión con la batalla de la postemporada dependiendo de cada lanzamiento.

"Creo que lo puede hacer'', dijo el mánager, Dusty Baker. "Porque si puede lanzar para comer, ciertamente puede lanzar aquí''.

Se estaba refiriendo a los anntecedentes de Chapman en Cuba, donde su capacidad para tirar duro lo hizo llegar a la escuadra nacional de su país y, sin proponérselo, lo convirtió en un prospecto de Grandes Ligas.

Los Rojos le dieron un contrato de $30.25 millones en seis años en enero.

Con más que suficientes abridores, los Rojos colocaron a Champan en el bullpen el mes pasado. La bola rápida de 101 mph en el entrenamiento de primavera pareció mejorar. No permitió ningún hit en sus últimas ocho apariciones. Los bateadores no pudieron con su recta ni con la slider y el cambio que vienen con ella.

Sus compañeros de Louisville estaban maravillados. Cada vez que Chapman estaba en la lomita todo el mundo observaba al letrero del jardín derecho que mostraba la velocidad de los lanzamientos.

Hasta los jugadores contrarios miraban.

"Todo el mundo miraba'', dijo el segunda base Chris Valaika. "Uno no quiere que lo soprendan haciendo eso, pero 104 millas es algo que uno nunca ha visto''.

Valaika dijo que Chapman llegó a 104 millas por hora cuando estaba alllí. Hace unos días, uno de sus lanzamientos registró 105 . Aunque el radar de Louisville no esté bien, eso está muy por arriba de la velocidad de todos los demás lanzadores.

Imagine lo que es cuando ese lanzador tira desde menos de 60 pies de diustancia.

"Estoy feliz de que esté de nuestro lado'', dijo Valaika.

Chapman no habla inglés y no se le pudo entrevistar anntes del juego del martes. Baker pensaba ponerlo, la primera vez, en una situación de poca presión, aunque no descarta utilizarlo en un momento de crisis.

Los Rojos lo ascendieron antes del 1 de septiembre para garantizar que fuera elegible para jugar en la postemporada. Chapman puede tener la oportunidad de hacer lo que el zurdo David Price hizo para Tampa Bay hace un par de años, cuando el ahora abridor tuvo la posibilidad de relevar durante la contienda por el título de la Serie Mundial.

Los Rays lo llamaron en septiembre - era elegible para la postemporada debido a una brecha en las regulaciones - y ayudó a llevarlos al Clásico de Octubre, donde perdieron con Filadelfia.

Y hay otro precedente. En 2002, los Angeles llamaron a Francisco "K-Rod'' Rodríguez en septiembre, lo pusieron en el róster de postemporada y lo dejaron que los llevara a su primer título de Serie Mundial. Empató un récord de playoffs con cinco triunfos, estableció una marca para relevista con 28 ponches, y a los 20 años, se convirtió en el lanzador más joven que haya ganado un juego de Serie Mundial.

¿Pudiera Chapman traer algunas victorias para los Rojos.

"Uno no sabe como va a terminar'', dijo Baker. "Todo a su tiempo''.

  Comentarios