Béisbol

Desenlace en la goma

MOMENTO EN que Hanley Ramírez se desliza y logra anotar antes de que Iván Rodríguez lo toque.
MOMENTO EN que Hanley Ramírez se desliza y logra anotar antes de que Iván Rodríguez lo toque. Assciated Press

En nueve innings los Marlins de Florida apenas produjeron un hit. En el décimo hicieron dos y sólo con ellos produjeron el daño necesario para terminar celebrando en el terreno.

Chad Tracy disparó un sencillo en el décimo tramo, que le permitió a Hanley Ramírez embalarse desde segunda para que los peces se impusieran 1-0 a los Nacionales de Washington el martes ante 18,506 aficionados en el Sun Life Stadium.

Con un out y luego de una dura sequía ofensiva, Ramírez inició con un imparable a bate partido por el centro ante Drew Storen, uno de los mejores serpentineros jóvenes de los Nacionales. El dominicano salió a la conquista de la segunda y se estafó la intermedia, un movimiento que fue innecesario posteriormente porque Gaby Sánchez negoció boleto.

Pero Ramírez usó el robo para calentar las piernas de cara a lo que sería el corrido de bases más importante del encuentro.

Tracy disparó un roletazo hacia la izquierda y el jardinero Roger Bernardina tomó la pelota y lanzó un mísil hacia el plato. Aunque el disparo llegó con tiempo, Ramírez logró eludir al catcher Iván Rodríguez para concretar la única anotación del encuentro.

De nada sirvieron los reclamos del ex Marlin Rodríguez ni del mánager Jim Riggleman, porque al final el árbitro principal Jim Wolf se retiró mientras los peces celebraban en el terreno.

Minutos antes fueron los Nacionales los que estuvieron a punto de rozar el plato, pero el catcher Brett Hayes logró controlar el aluvión de Nyjer Morgan, quien se abalanzó hacia el jugador floridano en un intento de tumbarle la pelota. Hayes quedó un par de minutos en el suelo, pero mantuvo la bola para cerrar la parte alta del décimo tramo.

Hasta ese momento el protagonismo del choque había estado ubicado exclusivamente en el montículo en el que se produjo un duelo de abridores entre Aníbal Sánchez y Jordan Zimmermann.

Pese a que tenía 40 pitcheos luego de haber lanzado sólo dos episodios, Sánchez realizó una de sus mejores salidas del año.

El venezolano terminó laborando siete episodios en los que recibió apenas tres hits con un boleto y siete ponches.

Antes de empezar el desafío, Sánchez tenía 8.64 ponches por cada nueve innings luego del Juego de las Estrellas, una de las cifras más altas en las Mayores en ese lapso y la segunda más elevada dentro del equipo detrás de Ricky Nolasco.

Pero la cifra más llamativa de Sánchez fueron los 126 envíos que terminó haciendo, cifra tope en su carrera, y la mayor cantidad para un pitcher de los Marlins en el año.

Zimmermann estuvo incluso mejor al trabajar seis entradas en las que sólo recibió un hit y vio cómo nueve rivales abanicaban la brisa, constituyendo un tope personal para el joven prospecto de los Nacionales, quien en el 2008 fue elegido el Pitcher del Año de las Menores de la organización.

  Comentarios