Béisbol

Una trifulca que traería consecuencias

HACIA TIEMPO que el parque de los Marlins de la Florida no presenciaba una bronca de tal magnitud.
HACIA TIEMPO que el parque de los Marlins de la Florida no presenciaba una bronca de tal magnitud. Assciated Press

Edwin Rodríguez aseguró que no había más saldos pendientes. Wes Helms lo secundó. "Para mí, todo esto ya terminó'', apuntó el veterano de los Marlins de Florida.

La pregunta es: ¿sienten lo mismo los Nacionales de Washington?

La respuesta debe conocerse el fin de semana de arriba cuando los peces visiten a los Nacionales en la capital del país.

De la trifulca que abrió los noticieros deportivos del país se saben prácticamente todos los elementos. También se conocen los protagonistas y por supuesto los sucesos que empezaron el martes cuando Nyjer Morgan se llevó por el medio a Brett Hayes, una colisión que le dislocó el hombro al catcher floridano.

Morgan fue golpeado en el cuarto episodio del miércoles por un lanzamiento de Chris Volstad y ahí parecía todo saldado.

Pero dentro de los mismos peces no cayó bien la reacción de Morgan, quien se fue al robo de la intermedia y luego de la antesala en un partido que tenía 11 carreras de diferencia.

"Si no me van a cuidar, entonces voy a correr'', dijo Morgan. "El juego estaba apenas en el cuarto inning''.

El mánager Jim Rigglemann apoyó en ese sentido a su jugador.

"Los Marlins no son los que van a determinar cuándo vamos a correr. Somos nosotros'', apuntó el piloto capitalino.

Dos innings después, los peces le hicieron saber a Morgan que estaban descontentos. Volstad le hizo un pitcheo por detrás y de inmediato el jugador de los Nacionales cargó contra el lanzador iniciando la reyerta.

"Puedo entender que busquen venganza. Una vez es suficiente, pero dos veces no'', recalcó el toletero, que últimamente ha estado involucrado en varios incidentes entre ellos uno en el que le lanzó una pelota a un aficionado en las tribunas y otro donde se abalanzó -sin necesidad- hacia el catcher de los Cardenales de San Luis.

Pero el incidente no fue suficiente, y Morgan decidió, mientras abandonaba el terreno, mover los brazos como un boxeador ganador en un cuadrilátero, buscando una reacción de los aficionados.

"Esto sí que es totalmente injustificable'', aseveró al respecto Jayson Stark, analista de ESPN.

Helms, el jugador de los Marlins con más tiempo en las Mayores, no ocultó su disgusto hacia Morgan.

"No soporto cuando alguien trata de ridiculizar la integridad del juego y a los aficionados'', puntualizó. "No hay lugar en el béisbol para eso''.

Del lado de los Marlins todo parece resuelto. En el clubhouse, después del partido, los jugadores estaban apilados alrededor de los televisores viendo una y otra vez el video del tackle que le propinó Sánchez a Morgan. No había animosidad, sino más bien el mismo ánimo que existe en la esquina del boxeador que acaba de ganar un combate.

El próximo fin de semana se sabrá si realmente el combate tuvo un final.

  Comentarios