Béisbol

El tiempo de Miller

LOGAN MORRISON conecta un doble en el primer inning en el triunfo de los Marlins sobre los Bravos, el viernes.
LOGAN MORRISON conecta un doble en el primer inning en el triunfo de los Marlins sobre los Bravos, el viernes. El Nuevo Herald

Andrew Miller probó este año en Doble A que no podía con esa liga. Desde su retorno a las Mayores está mostrando que sí es capaz, sin embargo, de hacer outs en Grandes Ligas.

El zurdo realizó su segunda apertura positiva desde el 22 de agosto y el bullpen no ermitió ningún atrevimiento de los Bravos, en el triunfo de los Marlins de Florida 6-1 a Atlanta ante una asistencia anunciada de 19,226 aficionados en el Sun Life Stadium.

Miller (1-0) laboró con problemas y aunque a lo largo de los cinco episodios que trabajó tuvo hombres en base se las arregló para permitir sólo una anotación con siete imparables para apuntarse su primer triunfo en la gran carpa desde el 4 de julio del año pasado.

"De verdad me sentí super bien. Es bueno no sólo ayudar el equipo, sino también ganar'', dijo Miller. "Siento que lancé bien, y aunque hice algunos pitcheos buenos, igual se embasaron''.

El zurdo, que ponchó a seis y otorgó tres boletos con 103 pitcheos, transitó la vía con algo de tranquilidad gracias al apoyo ofensivo de sus compañeros, que facturaron todas sus anotaciones en los primeros cuatro innings.

En sus dos presentaciones como abridor este año con los peces, Miller, quien dejó 6.01 e efectividad en Doble A, ha recibido dos anotaciones limpias con 10 hits en 10 innings, en los que ha abanicado a nueve.

"La historia del partido es Miller. Está agarrando mucha confianza. Está colocándose adelante en la cuenta y lanzando strikes'', apuntó el coach de banco Brandon Hyde, quien el viernes se estrenó como mánager al sustituir a Edwin Rodríguez, suspendido por un juego por la bronca del miércoles con los Nacionales de Washington.

Al retirarse del montículo Miller se acabaron todas las oportunidades para los Bravos, con un cuerpo de relevistas que no pareció el mismo que lidera a las Grandes Ligas en juegos salvados desperdiciados.

Will Ohman, José Veras, Leo Núñez y Burke Badenhop se combinaron para retirar a 12 de los últimos 13 hombres que se pararon por el plato por los Bravos.

La ofensiva floridana atacó rápidamente al japonés Kenshin Kawakami al pisar el plato dos veces en el primer inning, combinándose un boleto a Cameron Maybin, triple de Logan Morrison y doble de Hanley Ramírez.

En el tercero se produjeron tres más con otro triple de Morrison, boleto a Ramírez, otro boleto -intencional- a Gaby Sánchez, doble productor de dos de Chad Tracy y elevado de sacrificio de Brad Davis.

De esta forma, Morrison se convirtió en apenas el segundo jugador en la historia de la franquicia con dos triples en un mismo juego, igualando a Jesús Tavárez, quien lo hizo el 28 de agosto de 1995 vs. los Astros de Houston.

La última se produjo al inning siguiente, esta vez ante el ex Marlin Scott Proctor, al combinarse, luego de dos outs, boleto a Ramírez, quien se estafó la intermedia y doble de Dan Uggla.

  Comentarios