Béisbol

La mirada puesta en la corona

OMAR INFANTE se prepara para tomar su primer turno en el partido del viernes en el Sun Life Stadium.
OMAR INFANTE se prepara para tomar su primer turno en el partido del viernes en el Sun Life Stadium. El Nuevo Herald

Tres de los 10 mejores bateadores, en promedio, en esta temporada en las Grandes Ligas son venezolanos. Pero hay uno, que no está en esta lista, que pudiera terminar sobresaliendo más que sus compatriotas para cuando termine la campaña regular.

Omar Infante es el jugador venezolano con mejor porcentaje de bate .341, pero el versátil jugador de los Bravos de Atlanta aún no califica entre los líderes debido a que le faltan las apariciones necesarias. Por lo tanto, el infielder se encuentra en una carrera doble por convertirse en el tercer jugador de su país en conquistar una corona de bateo en las Mayores.

"Sí, claro que me gustaría ganarla. Aunque también Martín (Prado) y Carlos González están metidos en esa lucha. Que sea lo que Dios quiera, pero sería muy bonito que ganara el título un venezolano'', apuntó Infante, que se encuentra junto con los Bravos de visita en Miami para una serie con los Marlins de Florida.

Andrés Galarraga con .370 en 1993 y Magglio Ordóñez con .363 en el 2007 han sido los únicos venezolanos en lograr una corona de bateo.

Sin incluir el partido del sábado, Infante acumulaba 383 apariciones en el plato y necesita 502 para calificar a la corona de bateo. Para ello, debe sumar otras 119 en 27 partidos, es decir, un promedio de 4.4 por juego. Y además, obviamente, debe seguir produciendo.

"No pienso en eso. Me faltan muchos turnos para competir. Sólo trato de concentrarme en pegarle a la bola. Lo más importante es tener contacto, y ver lo que pase'', apuntó Infante, quien nunca ha ganado un título de bateo en las ligas en las que ha participado, aunque en una ocasión fue el mejor toletero de la semifinal del 2008 en Venezuela con .408.

La posibilidad de que Infante surgiera como candidato apareció por una diablura que le hizo el destino a Chipper Jones, quien se lastimó y no pudo jugar más en la campaña. Bobby Cox, piloto de los Bravos, le dio la responsabilidad de sustituir a su jugador más veterano al toletero derecho y hasta ahora no se ha equivocado.

"La verdad es que estoy muy contento con la temporada que he tenido. Ha sido bastante positiva. Gracias a Dios recibí la oportunidad que me dieron y por fortuna he estado consistente con el bate'', apuntó.

Y esa consistencia ha sido aún mayor luego del Juego de Estrellas, al cual asistió, y cuya invitación sirvió de inspiración.

"Ese llamado al Juego de Estrellas me motivó mucho. Creo que me ayudó bastante'', reveló.

Los números avalan sus palabras.

Desde el 13 de julio tiene promedio de .352 en comparación con el .332 que logró antes de ese día.

Y lo mejor es que ha reducido drásticamente sus ponches.

"Todo esto es el fruto del trabajo que siempre he hecho'', acotó Infante, quien desde el Juego de Estrellas tiene un abanicado por cada 11 turnos.

Mientras tanto, sigue quedándole tarea por hacer en su camino hacia una meta que hasta hace dos meses era una quimera, seguir los pasos de Galarraga y Ordóñez.

"Lo más importante ahora es seguir jugando como lo estamos haciendo y llevar a los playoffs, aunque no voy a negar que ganar la corona de bateo sería grandioso'', confesó.

  Comentarios