Béisbol

Pitcher cubano comienza etapa de gran importancia para su carrera en Grandes Ligas

El cerrador cubano de los Yankees Aroldis Chapman lanza ante los Indios en el octavo episodio, el 11 de octubre de 2017 en Cleveland.
El cerrador cubano de los Yankees Aroldis Chapman lanza ante los Indios en el octavo episodio, el 11 de octubre de 2017 en Cleveland. AP Photo

El cerrador cubano Aroldis Chapman pudiera superar los 40 juegos salvados en 2018 con los Yankees de Nueva York. El factor clave para alcanzar dicha cifra es que se mantenga saludable.

Chapman debutó con los Rojos de Cincinnati en 2010, pero no lo hizo como cerrador. Comenzó apagando fuego en 2012 cuando salvó 38 juegos, en 2013 repitió con 38, en 2014 sumó 36, en 2015 llegó a 33 y en 2016 logró 36.


Después de cinco temporadas consecutivas por arriba de los 33 salvados, Aroldis tuvo ciertos problemas en 2017 cuando alternó entre Cachorros de Chicago y Yankees, al salvar sólo 22. En agosto, perdió su puesto durante tres semanas por tener salidas mediocres.

El antillano alegó cansancio en el hombro de lanzar. Cuando regresó al Yankee Stadium mejoró su actuación, pero su efectividad de 3.22 y el promedio de .200 de los bateadores rivales ante sus envíos, fueron los más altos en su rol de cerrador.

En su carrera de Grandes Ligas, el holguinero suma 204 rescates en 229 oportunidades de salvamentos, con 705 ponches propinados en 427.1 entradas, efectividad de 2.21 y los bateadores le conectan para .161 de average.

Existen tres razones para pensar que Chapman comienza una segunda etapa de enorme importancia para su carrera de Grandes Ligas.

Primero: Su brazo zurdo reúne los atributos para ser uno de los tres grandes cerradores de Grandes Ligas. Y por ese talento, también pudiera ubicarse entre los mejores de cualquier etapa.

Segundo: Lanza para un equipo con jugadores de excelsas virtudes como Aaron Judge, Giancarlo Stanton, Gary Sánchez, Didi Gregorius y Greg Bird. Son los nuevos Yankees, aspirantes a ser otra dinastía beisbolera.

Tercero: La poderosa ofensiva neoyorquina necesita el respaldo de buenos lanzadores. Y como la historia dice que esta franquicia siempre se ha sacrificado en busca del triunfo, esta vez no será la excepción. La directiva de los Yankees dará los pasos necesarios para reforzar el pitcheo con la mente puesta en el regreso a la Serie Mundial.


Mirando estos tres factores, lo que necesita Chapman es que su brazo permanezca saludable. De ser así, en el 2018 pudiera salvar más de 40 juegos por primera vez.

Como hablo de predicciones basadas en el talento natural de un brazo que sus lanzamientos marcan una velocidad por encima de las 100 millas por hora lanzando con un equipo poderoso, pienso que si la buena salud ayuda al cubano en las próximas seis temporadas terminaría con más de 400 salvados. Números que lo llevaría a ser un buen candidato para el Salón de la Fama, en Cooperstown.

Debemos seguir de cerca al supersónico serpentinero cubano Aroldis Chapman con el uniforme de los nuevos Mulos del Bronx.

  Comentarios