Béisbol

Peces maltrechos

ANIBAL SANCHEZ no tuvo el respaldo necesario para ayudar a los peces el sábado a evitar una nueva caída.
ANIBAL SANCHEZ no tuvo el respaldo necesario para ayudar a los peces el sábado a evitar una nueva caída. Assciated Press

Con las bajas de Josh Johnson y Ricky Nolasco, Aníbal Sánchez se ha convertido en el líder de la maltrecha rotación de los Marlins de la Florida y ya eso dice demasiado del momento que atraviesa el equipo.

Sánchez no se mostró en su mejor versión, pero tampoco estuvo bien respaldado ni a la defensa ni al ataque, y los peces cayeron 5-3 ante los también alicaídos Cachorros de Chicago, el sábado en la noche delante de 28,716 aficionados en el Sun Life Stadium.

Aquí el único consuelo es que al menos el equipo de la Ciudad de los Vientos constituye un fracaso más sonado que los floridanos en base a su mayor presupuesto y al hecho de provenir de uno de los mercados más históricos de las Mayores.

Pero ese consuelo sirve de poco.

Los peces comenzaron mejor el juego al anotar una carrera en el primer episodio con hit impulsor de Mike Stanton ante los envíos del novato Casey Coleman, uno de los tantos jóvenes que Chicago mira atentamente para la próxima temporada.

Por lo pronto, ya se anotó unos puntos con su actuación anoche, pues el derecho se compuso tras ese primer momento de desconcierto y se las arregló para salir adelante frente a una ofensiva que echó mucho de menos el bate de Hanley Ramírez.

El torpedero dominicano, que conecta para .301 con 21 jonrones y 76 impulsadas, perdió su segundo juego de la serie debido a una inflamación en el codo izquierdo, y el alto mando del equipo aún no tiene una idea clara sobre cuándo podría regresar a la alineación.

Sin Ramírez, el ataque de los Marlins ante Coleman quedó en tres carreras y cinco imparables. El novato regaló cuatro boletos y ponchó a cinco en 6.2 episodios.

Sánchez, por su parte, trabajó sin mayores contratiempos hasta el inicio de la quinta entrada, cuando todo su esfuerzo se vino abajo por una combinación de factores, entre los que estuvo un doble error -mental y de juego- del receptor Brad Davis.

Con un corredores en segunda y primera, y Starlin Castro en turno, Davis se equivocó por completo, luego de que Sánchez le diera la cuarta bola mala al torpedero dominicano de los Cachorros y Tyler Colvin se lanzará a correr a tercera.

Davis no se percató que el lanzamiento completaba la base por bola y tiró a tercera sin motivo, tomando por sorpresa al antesalista Wes Helms y permitiendo que Colvin anotara la del empate.

A partir de ese momento, Sánchez permitió dobles de Marlon Byrd y Aramís Ramírez que remolcaron dos y una carreras, respectivamente. El batazo del dominicano pareció que podía ser fildeado por Morrison, pero finalmente lo sobrepasó.

Para el venezolano lo único positivo fue que continuó ampliando su marca personal de más entradas lanzadas en una temporada al llegar a 177. Su marca previa había sido de 114.1 capítulos y databa de su campaña de novato en el 2006.

Los peces se colocaron a una del empate en el séptimo, cuando Davis y Morrison descontaron con doble y sencillo impulsores, pero los Cachorros se alejaron de manera definitiva en el octavo con doblete de Blake DeWitt que trajo una para el plato.

  Comentarios